DyN 162
DyN 162
 DyN 162
DyN 162
 DyN 162
DyN 162
 NA 162
NA 162
 NA 162
NA 162
 Télam 162
Télam 162
 Télam 162
Télam 162
 Télam 162
Télam 162

El intenso temporal de lluvia con fuerte actividad eléctrica que se abatió la noche del miércoles y parte del jueves, causó inundaciones fundamentalmente en la provincia de Buenos Aires, aunque también afectó a la Capital Federal. Hay por lo menos 200 evacuados, barrios enteros sin luz, vuelos cancelados y rutas anegadas. El pronóstico no es esperanzador.

 Infobae.com 162
Infobae.com 162

En Berisso, donde entre las 2 y las 5.30 de ayer cayeron 150 milímetros de agua con vientos de más de 50 kilómetros por hora, Defensa Civil informó que 40 personas de los barrios Obrero y Santa Cruz tuvieron que ser evacuadas y otras 70 abandonaron sus hogares de manera voluntaria a raíz del temporal. Fueron alojados en el Centro Integrador Complementario (Cic).

Una situación similar también se vivió en San Antonio de Areco, donde cayeron 180 milímetros de agua en 12 horas. Hubo 70 evacuados y un número no establecido de autoevacuados, que fueron derivados al gimnasio municipal.

Los barrios más afectados fueron Amespil, Canulio, Los Horneros y Don Pancho, que están frente al Río Areco. Por su desborde se tuvo que prohibir la circulación por la ruta 8 entre los kilómetros 101 y 122, desde San Antonio de Areco a Solis. El tránsito fue desviado hacia las rutas 7 y 9.

La crecida del Río Arrecifes afectó severamente a la localidad homónima, donde hubo que evacuar a 45 personas, entre ellas, 30 menores de edad. La mitad se alojó en el Estadio Municipal y el resto, en casas particulares de amigos y familiares.

Otro río que desbordó nuevamente es el Luján. A las 16.30 registraba 3,15 metros de altura y las autoridades advirtieron que podría aumentar su caudal por el ingreso de más agua desde las localidades de Suipacha y Mercedes.

Desde el municipio de Luján reconocieron que hubo autoevacuados, aunque no precisaron la cifra. En la zona todavía resuenan los coletazos de la feroz inundación que sufrió el año pasado.

También en La Plata el tema es particularmente sensible tras la inundación del 2 de abril de 2013, en la que oficialmente murieron 69 vecinos, aunque la cifra sería mayor. Esta vez, los barrios más comprometidos fueron Juan B. Justo, Los Talas, Villa Nueva, Villa Arguello y el Carmen, mientras que en Villa Garibaldi y Parque Sicardi las calles quedaron anegadas. En las redes sociales denunciaron que si el temporal continuaba habría que evacuar pobladores.

Los vecinos hicieron sentir su bronca en Pilar, donde a las 8.50 un grupo de personas bloqueó las vías del Ferrocarril Belgrano Norte cerca de la estación Manuel Alberti. Como consecuencia de la protesta, el servicio se brindó de manera reducida entre Retiro y Grand Bourg.

La intensa actividad eléctrica dificultó, además, las tareas en el Aeropuerto Internacional de Ezeiza y en el Aeroparque de Buenos Aires, donde varios vuelos fueron demorados.

El pronóstico del Servicio Meteorológico Nacional señala que las condiciones meteorológicas continuarán inestables al menos hasta el domingo en Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba y Entre Ríos, con lluvias y mejoramientos temporarios, y temperaturas que en pleno invierno rondarán entre los 16 y 23 grados.

La Ciudad de Buenos Aires, en tanto, sufrió el temporal, pero con menos intensidad: desde las 21.50 de ayer hasta las 7 de la mañana cayeron 60 milímetros de agua, lo que provocó demoras en los servicios de transporte público e inconvenientes en el tránsito vehicular.