163
163

Tras la controversia que desató con sus dichos con los que intentó defender a la comunidad latina de los ataques de Donald Trump, Kelly Osbourne aclaró que ella "no es racista" a pesar de su mala elección de palabras.



La hija del rockero Ozzy Osbourne fue blanco de críticas en las redes sociales por la declaración que hizo y fue calificada de racista. Ante la polémica, la animadora hizo un mea culpa posteriormente en Facebook.



"En este caso particular, asumiré la responsabilidad por mi pobre elección de palabras, pero no me disculparé por ser racista porque no lo soy", expresó en el comunicado que compartió en la red social.


Su lengua mordaz y sus declaraciones políticamente incorrectas no suelen caer bien o son malinterpretadas. Para cerrar el tema, remató la publicación fiel a su estilo: "A propósito, yo limpio sola mi maldito inodoro".