Alertan por el deterioro de la cadena de pagos en el sector agropecuario

 Shutterstock 162
Shutterstock 162

La caída de la actividad se empezó a manifestar en las operaciones comerciales del agro. Pese a la cosecha récord de la soja, empresarios del sector advirtieron que la cadena de pago en las tierras menos productivas está rota, hay un mayor atraso en los compromisos, y cada vez son más los que buscan vender fragmentos de parcelas para hacerse con capital líquido.


Martín Nocelli, miembro de la cámara de distribuidores de agroquímicos y semillas de Córdoba, señaló que hay "un porcentaje más alto de productores con dificultades para cancelar sus deudas en tiempo y forma. Hay cheques de vuelta y hay casos donde los productores contratistas (que siembran arrendando tierras) están planteando alguna refinanciación".


Un distribuidor de insumos de Salta coincidió con el diagnóstico. "La cantidad de cheques rebotados creció exponencialmente comparada con la última campaña. Todos los días nos reportan nuevos casos", apuntó al diario La Nación Lucas Norris, director de Siner.


Por otro lado, las inmobiliarias rurales observan que, por la pérdida de rentabilidad y productividad, los productores tienden a desprenderse de una porción de sus tierras para afrontar sus necesidades.


"Estoy notando un incremento en la oferta de campos de pequeña escala, por debajo de las 200 hectáreas, en la zona pampeana", indicó Juan José Madero, director de la división campos de L.J. Ramos Brokers Inmobiliarios.


Desde la empresa Los Grobo, actor central del campo de la última década, señalaron que, aunque hubo un aumento de las toneladas, muchos productores "no han cosechado rentabilidad" en estos años.


"Las agronomías, acopios y negocios relacionados con el agro enfrentan la cobranza de esta campaña con grandes dificultades. Los pedidos de postergación para depositar cheques están a la orden del día. Los atrasos van desde 30, 60 y 90 días hasta refinanciaciones a la próxima cosecha", afirmó al matutino Horacio Busanello, CEO de la compañía, quien precisó que, salvo la cebada, cayó hasta un 50% la comercializacion de semillas, fertilizantes y agroquímico.


La necesidad de reprogramar los pagos afectó también a los contratistas de maquinaria agrícola, que prestan servicios de siembra y cosecha. "Muchas cuotas se van a tener que refinanciar porque la gente no llega a fin de año. Por eso, se está pidiendo que se refinancien", destacó Jorge Scoppa, productor y presidente de la Federación Argentina de Contratistas de Máquinas Agrícolas (Facma).


Más allá del agro

Los cortocircuitos en la cadena de pagos no son excluyentes del sector agropecuario, sino que impacta principalmente en las PyMES. Según cifras del Banco Central, entre enero y abril de este año los cheques rechazados por errores de emisión y en particular falta de fondos del emisor alcanzaron el 2,7% de los montos compensados en el sistema nacional de pagos.


Si bien no se trata de un escenario crítico, el porcentaje es significativo ya que se encuentra por arriba del 1,6% promedio del total que marcó el indicador en los primeros cuatro meses del periodo 2003-2010, y alcanzó un nivel que no se registraba en plena recesión de 2002.