El 9 de agosto hay dos frentes que se someten a elecciones primarias: el FpV, donde competirán Aníbal Fernández y Julián Domínguez; y Progresistas, que deberá elegir entre Jaime Linares y Jorge Ceballos.

En el piso de Infobae TV, el líder de "Libres del Sur" criticó duramente la gestión de Daniel Scioli como gobernador, y no ocultó que las reglas que se rigen en el conurbano profundo a la hora de fiscalizar la elección son atípicas. Confiado en la construcción política que su organización tiene en los barrios más humildes, la recomendación de Ceballos es "no dejarse intimidar".

- ¿Por qué Libres del Sur va con Margarita Stolbizer como candidata a presidenta?

Porque creemos que este país está reclamando decencia y coherencia, y Margarita representa ambas virtudes, como cuestiones indisolubles. No se puede ser progresista, como se llama nuestra coalición, y ser corrupto, no se puede ser progresista y que crezca tu cuenta bancaria. No concebimos un doble standard.

-Libres del Sur fue parte del kirchnerismo, usted mismo fue funcionario en el Ministerio de Desarrollo Social, ¿qué fue lo que pasó?

Sí, nosotros acompañamos el primer gobierno de Néstor Kirchner, en base a que él convocó a construir una nueva opción, convocando a radicales y otros espacios diversos. Cuando vimos que el proceso viró en comprar llave en mano a los mismos punteros de siempre del PJ, nos fuimos. En lo personal renuncié, a pesar de que estaba en un lugar destacado, para construir desde el llano una propuesta nueva.

-Está recorriendo la provincia de Buenos Aires, y veo que hizo una crítica muy dura a la situación de la Ruta 88.

Es la llamada ruta de la muerte, en cuatro meses murieron once personas este año, años atrás lo mismo. Es una ruta que une dos puertos importantes, el de Quequén con el de Mar del Plata, es una ruta que tiene innumerables problemas, está descalzada la banquina, no tiene señalización. Yo presenté un pedido de amparo a la justicia, que me ha hecho lugar, ordenó realizar las obras, mandó a hacer la señalización y los controles viales y fijos. Pero hay una desobediencia y no se cumple el mandato judicial. Ahora anuncian una obra para esa zona, y veremos si se concreta, pero hay una responsabilidad de los funcionarios que yo voy a seguir. La provincia de Buenos Aires tiene 10.500 kilómetros de red asfaltada, además de los caminos rurales y rutas sin asfaltar, de los cuales sólo el 25 por ciento está en buen estado y el 75 por ciento en mal estado. Eso explica en parte por qué mueren 2400 personas por accidentes viales.

- ¿Y por qué si están las cosas tan mal, el gobierno de Scioli tiene tan buena imagen?

Es relativo eso de la buena imagen, hay una porción que cree de buena fe la propaganda, y hay otras personas que tienen relación directa con lo que él propagandiza, y no lo puede creer. Por ejemplo, estuve en Necochea, donde Scioli prometió en el 2011 la autovía. Me dicen: mirá cómo está la ruta, y ahora hace propaganda con las rutas. Hace poco también estuve en Villa Fiorito, y los vecinos de ese lugar que podría ser proclive a votar al PJ, me dijeron que en las Unidad de Pronta Atención (UPA) que Scioli promociona no hay profesionales, no hay pediatras, faltan insumos. Y si quiere otro dato, en Lanús, el Hospital Evita hace dos años que está sin gas. No sé cómo utilizan ese nombre y llevan adelante este tipo de práctica. Para pintar de naranja hay fortunas de dinero, pero que no haya gas en un hospital es una vergüenza. Por eso yo veo que hay muchas críticas, aunque hay un sector de la población que lo avala.

- ¿Por qué cree que lo avala ese sector de la población?

Hay muchos factores. Primero, es una provincia con una tradición histórica determinada, además Scioli es tratado muy benévolamente por los medios opositores y oficialistas también. Yo veo por ejemplo todos los "Clarin" zonales son oficialistas, son el boletín oficial de los intendentes del conurbano, allí se explican todas las obras que se hacen, dejan una columna de reclamos de los vecinos, y en otra página está la solución, como si lo escribiera la oficina de prensa del intendente. Yo creo que una parte se explica por esto, porque tanto en el terreno de las rutas, de la salud, como de la educación, la situación es tremenda. Hice un relajamiento de los jardines de infantes de González Catán, es durísimo; donde el 90 por ciento no tiene agua potable, hay situación de hacimiento, conviven dos niveles educativos en un mismo establecimiento, clases en cotainers.

- Durísimo. Tengo entendido que también va a hacer una actividad con otra dirigente de Libres del Sur, con Victoria Donda.

Sí, el viernes vamos a hacer una actividad vinculada a la semana de la lactancia. Siempre me comprometí con los temas de género. De hecho, hice una aplicación que se llama "Qué hacer Buenos Aires", donde se explica qué es la violencia de género, y la segunda parte que instruye qué pasos dar.

- ¿Teme el fraude en la provincia de Buenos Aires, ahora en las elecciones del 9 de agosto?

Es una situación con la que convivimos desde hace mucho tiempo. Al no existir el voto electrónico, la dimensión de la provincia de Buenos Aires y las listas sábanas, se presta a la operatoria de los punteros, que impiden una elección transparente. Nosotros tenemos una inserción importante en el conurbano, y estamos preparados para fiscalizar, pero sabemos que otras fuerzas no llegan a esos lugares, y sabemos que les van a hacer desaparecer las boletas, o lo van a intentar. Hay lugares donde el jefe de la zona del PJ no deja entrar a la escuela, elige qué fiscal entra y qué fiscal no entra.

- ¿Qué se hace en ese caso? ¿La oposición tiene la capacidad de unirse para enfrentar una situación como esa? ¿O cada uno se tiene que defender solo?

La dos cosas se dan. Hay necesidad de unirse, y también defender lo suyo en cada lugar. Hay respuestas que son del orden de la teoría, como comunicarse con el veedor electoral del juzgado para que cese la acción ilegal, pero el remedio llega tarde, porque se le da la razón cuando el hecho ilegal ya pasó. La experiencia nuestra es no dejar que eso pase, nosotros no nos dejamos intimidar. Hemos hecho una experiencia de construcción, estamos en los barrios más humildes de la provincia y en esos lugares ya convivimos con estas estructuras del PJ que realizan este tipo de prácticas.

-En algunos lugares ustedes han tenido problemas graves, como en Merlo.

Es que en Merlo la situación es peor que en ningún lado, la democracia nunca llegó a Merlo. No es solo un problema electoral, porque resultan electos nuestros candidatos y les impiden ejercer su mandato, los sacan del cargo. La Corte Suprema le dio la razón al concejal pero ya había terminado el mandato, mientras tanto, Raúl Otacehé se sacó el concejal de encima. Pero todos miran para otro lado, incluso los organismos de derechos humanos.