Reuters 163
Reuters 163

El candidato a la presidencia estadounidense Donald Trump realizó un nuevo comentario desafortunado sobre los inmigrantes ilegales. En una entrevista con la cadena CNN, el magnate declaró que quiere expulsar a todos los indocumentados de EEUU para luego invitar sólo a los "buenos".

El empresario inmobiliario Donald Trump sigue basando su carrera hacia la Casa Blanca en la retórica antiinmigrantes, lo que, al parecer, le granjea simpatías entre numerosos electores republicanos.

En su última ocurrencia, Trump prometió que extraditaría a todos los inmigrantes ilegales, que según algunas estimaciones son 11 millones de personas, y luego invitaría de regreso a algunos de ellos: los "buenos", y únicamente de manera legal.

Sin embargo, su postura carece de detalles concretos. Primero dijo que quiere que todos los inmigrantes "malos" regresen a sus países, no sólo aquellos que "saturan" las cárceles de EEUU. Después agregó que "expulsaría a la gente y luego los haría regresar de manera acelerada para que su estatus fuera legal". Pero hasta ahora no sabe cómo buscará a la gente "mala" ni cómo será la ley que permita invitar a los inmigrantes de nuevo.

"Tengo un gran corazón", aseguró Trump, antes de agregar que "ama la inmigración". "Hay muchos trabajos que los ciudadanos de EEUU no quieren hacer", reconoció. Al referirse al estatus legal de los inmigrantes, el republicano rechazó rotundamente que se les conceda la ciudadanía.

Según la última encuesta llevada a cabo por la agencia Reuters de forma conjunta con la consultora Ipsos, Donald Trump lidera la carrera a la nominación de los republicanos a las elecciones presidenciales de EEUU. Un 25% de los encuestados votaría por Trump, mientras el segundo candidato republicano más popular, Jeb Bush, se llevaría solo el 12% de los votos.