El escritor Nicolás Márquez, el más reciente biógrafo del general Juan Domingo Perón, afirmó que el tres veces presidente y fundador del peronismo fue "un fascista tardío" y "un dictador, aunque con la particularidad de que era un dictador popular".

En una entrevista en InfobaeTV, Márquez, un escritor políticamente muy incorrecto, sostuvo que Perón fue "un líder muy hábil, un gran manipulador", que reconocía expresamente la influencia de Benito Mussolini, el fundador del fascismo italiano.

"Perón tenía una simpatía muy especial por el fascismo; una influencia incluso ideológica, pero, claro, en un contexto tardío ya que llegó a la presidencia en 1946, cuando el fascismo estaba en retirada y el mundo giraba hacia el otro lado", precisó.

Según Márquez, Perón no fue un visionario, como sostienen sus partidarios: "Él venía detrás de los hechos. Hay muchos mitos: se habla, por ejemplo, del Perón sabio, componedor, en la última etapa de su vida, pero en los setenta primero fogoneó a las guerrillas y luego fogoneó o creó a la Triple A".

En su opinión, el gobierno de Cristina Kirchner "tiene mucho de peronismo histórico, aunque atemperado por las circunstancias. Por ejemplo, con Perón hubo represión a la prensa, con el kirchnerismo hay presión a la prensa. El contexto mundial es distinto".

Márquez es autor de libros muy críticos sobre Hebe de Bonafini, Evo Morales, Hugo Chávez, el Che Guevara y los grupos guerrilleros de los setenta.

Su último libro se llama Perón, el fetiche de las masas. Según Márquez, Perón se ha convertido en eso de una manera buscada: "El fetiche es el objeto de adoración o culto de las comunidades primitivas. Para mí, el caudillismo tiene un poco de primitivo, donde no hay una cultura cívica fuerte. Pero, era el propio propio Perón el que se hacía llamar San Perón".

En su opinión, Perón era un dictador ya que concentraba la suma del poder público. "Su origen en la política fue un golpe nazi fascista, en 1943. Luego, ganó las elecciones, pero el término dictador califica no al hecho de cómo llegó al poder sino al ejercicio que hizo de ese poder", dijo.

"Soy –agregó un recolector de enemigos, pero nunca tuve tantas dificultades para dar a conocer mi trabajo como con este libro. Es que el peronismo está en todos lados, en el gobierno pero también en la oposición".

Su libro, prologado por el analista Rosendo Fraga, fue editado de manera independiente y se consigue en todas las librerías, con más facilidad en las que integran la cadena Cúspide.