162
162

Ernesto Sanz, presidente del comité nacional del radicalismo, citó el 125° aniversario de la Revolución del Parque, gesta revolucionaria de Leandro Alem, Hipólito Yrigoyen y Marcelo T. De Alvear que, entre otros, "decidieron organizar la mayor insurrección política" en 1890 contra el gobierno de Miguel Juárez Celman, tras una grave crisis económica y social.


Aquellos radicales, "se levantaron contra un régimen funesto, que suprime la vida jurídica de la nación reemplazándola por el abuso y la arbitrariedad (¿te suena conocido?)", señaló el dirigente en una carta abierta a sus correligionarios.


Asimismo, describió a la denominada Revolución del Parque –que fijó los cimientos de la UCR- como "una fuerza poderosa contra la corrupción, la falta de ejemplaridad de los gobernantes, la ausencia de sufragio libre, contra el fraude y la violencia".


Sanz señaló que fue "un movimiento de reparación de los graves daños morales" a la patria y "una causa que nació para empujar el ingreso a la vida pública de millones de argentinos excluidos".


Además, resaltó que la UCR era "el partido político más importante de la Argentina" porque es uno de los pocos "del mundo que, luego de protagonizar tres siglos, continúa representando la esperanza de libertad y progreso, de virtudes cívicas y éticas".


"Fuimos los que trajimos el sufragio universal, y la democracia para siempre", se jactó.


Tras señalar que los radicales son "el anhelo universal de libertad" y que se adaptan "a los cambios propios de la historia, sin perder el poder de representar las más nobles aspiraciones de los argentinos", indicó que "en cada provincia, en todo el país, existe un comité de la UCR, una organización política radical".


En ese marco, Sanz resaltó que llevaba adelante con su candidatura una "campaña muy intensa, sin respiro, dejando todo en la cancha".


"Pretendo que nosotros, los radicales de ahora, representemos los deseos de justicia, honestidad y progreso de la enorme mayoría" para "traer una nueva época a la Argentina", acotó.


Tras señalar que de acuerdo a las primeras votaciones que se dieron en el país los radicales "venimos muy bien", Sanz sostuvo que "el esfuerzo (de sus partidarios) y el rumor de la calle me dan una sensación: vamos a dar un batacazo".


Sanz pidió entonces un "esfuerzo final. En honor a nuestra historia, y para traer el mejor porvenir. Porque el futuro es lo mejor que tenemos".