AP 163
AP 163
 AP 163
AP 163
 AFP 163
AFP 163
 AFP 163
AFP 163
 AFP 163
AFP 163
 AFP 163
AFP 163
 AP 163
AP 163
 AP 163
AP 163
 AP 163
AP 163
 AP 163
AP 163
 AP 163
AP 163
 AP 163
AP 163
 AP 163
AP 163
 AP 163
AP 163

"Hay un gran peligro con los ilegales", declaró el precandidato republicano a los reporteros mientras hacía una visita a la frontera entre EEUU y México. Pero dijo tener "una gran relación" con los hispanos, incluso a pesar de que los líderes latinos lo han criticado duramente por describir a los inmigrantes mexicanos como criminales y violadores.

"Regresaré los trabajos de China, regresaré los trabajos de Japón", afirmó el magnate. "Los hispanos obtendrán esos empleos y amarán a Trump".

 AP 163
AP 163
 AP 163
AP 163

"Como ustedes saben, la patrulla fronteriza fue la que me invitó, creo que ustedes lo saben. La patrulla fronteriza me invitó y luego no podían, porque francamente, no querían verse involucrados. Pero la razón por la que me invitaron es el tremendo problema, el tremendo crimen y todas las cosas de las que estás hablando", dijo Trump a un periodista.

"La patrulla fronteriza fue la que me invitó", dijo Trump a los periodistas

Y agregó: "Entonces me invitaron y, en el último momento, estábamos virtualmente en el aire, y ellos dijeron: 'No queremos quedar involucrados'. Y yo escuché que tenían esas órdenes de Washington", denunció.

Cientos de personas manifestaron su repudio al candidato durante una visita este jueves a Texas, donde reiteró su rechazo a la inmigración ilegal de hispanos provocando protestas en un aeropuerto y en un puente fronterizo con México.

La llegada de Trump a Laredo no estuvo exenta de insultos