Reuters
Reuters
Nuevas imágenes salieron a la luz en las últimas horas de la tribu de los mashco piro

, un pueblo indígena de

más de 600 años

que nunca tuvo contacto con la

civilización

. Esta etnia indígena vive en la selva amazónica de

y pocas veces se supo de ellos.

Sin embargo, desde hace algunos meses sus salidas son cada vez más frecuntes

.


Es por eso que el gobierno peruano evalúa entablar un contacto directo con sus integrantes, especulando que no quieren seguir viviendo completamente aislados del resto de la población.


La tribu vive en Perú, en la zona de la selva amazonas conocida como Madre de Dios. Los antropólogos quieren saber por qué han emergido de la selva para incursionar en otras comunidades aborígenes en meses recientes. En una de esas salidas, han provocado la muerte de Leonardo Pérez, a quien le lanzaron una flecha que terminó matándolo.


Reuters
Reuters


La mínima interacción que hubo hasta el momento fue para ofrecerles comida y ropa. Habrían sido tribus cercanas y misioneros, pero no el gobierno peruano. La viceministra de Interculturalidad del Ministerio de Cultura de Perú, Patricia Balbuena Palacios, señaló: "En años recientes un grupo de 30 mashco piro que habita el Parque Nacional del Manu viene siendo avistado de manera constante en las riberas del río Alto Madre de Dios".


En 2014 se han registrado al menos 70 episodios de avistamiento de los mashco piro, situación que se acrecienta. Pero también hay una preocupación por parte de las autoridades. "La muerte de Leonardo Pérez ha incrementado la tensión entre los mashco piro y la comunidad nativa. Esto resulta preocupante", manifestó la funcionaria.


Perú mantiene una política de no forzar los contactos con tribus que se mantienen aisladas de la civilización. Sin embargo, la presencia cada vez más frecuente de los mashco piro en la ribera de un río transitado hace pensar a las autoridades en la necesidad mutua de entablar relaciones de algún tipo. Para ello, el Ministerio de Cultura de Perú piensa pedir ayuda a la etnia yine, que posee una lengua semejante a la de los aborígenes aislados.


Balbuena Palacios calificó esta aproximación entre el Gobierno y los mashco piro como un "enorme reto de diálogo intercultural que no puede ser postergado".