El humor de los inversores cayó a la mitad durante los gobiernos de Cristina Kirchner