En medio de la tensión cambiaria que produce la dolarización de activos por parte de inversores institucionales, el economista y director de Analytica, Ricardo Delgado, sostiene que todo es fruto "de un proceso lógico de incertidumbre electoral", aunque no avizora situaciones extremas pero "sí alta volatilidad hasta octubre".

"Ya pasó en 2011 y 2013. No son corridas, golpes de mercado o conspiraciones, son movimientos naturales de una sociedad que ve que el Gobierno no resuelve los problemas. La buena noticia es que el Gobierno no va a llegar a fin de año; pero la mala es que los problemas quedarán para el nuevo gobierno", sentenció.

"Hay expectativa de los operadores de que el próximo gobierno va a tener que devaluar. Depende de lo que haga será necesario o no un salto brusco del tipo de cambio", dijo uno de los referentes del espacio del Frente Renovador.

Igualmente se mostró optimista en cuanto al futuro, pero reconoció que "se han apagado todos los motores de crecimiento y que hay que luchar contra la inflación, que es lo que genera falta de dólares y bajas exportaciones e inversiones".

Dice que el dólar a $14,50 "es razonable si el próximo gobierno aborda con responsabilidad y gradualidad el problema económico" y que de lo contrario "será barato". "Si vos planteás un sistema creíble, puede ser un tipo de cambio razonable para una economía distinta de la actual", sostiene.

Delgado confirmó que Massa "buscará encauzar la negociación con los holdouts" si es presidente, que será "implacable con los contratos políticos en el Estado sean o no de La Cámpora"; que "devolverá el 82% móvil a los jubilados" y que "hay que reorganizar los subsidios".

Su diagnóstico es que la economía "tiene muchos problemas". Lo justificó diciendo que "hace cuatro años que la economía no crece, no genera empleo genuino, las exportaciones caen sin encontrar piso y la inversión es cada vez menor".

Sostuvo que el déficit fiscal bien medido "ya significa 6 puntos del PBI" y que por tanto "estará casi en $300.000 millones este año. Doscientos mi millones de pesos los explican los subsidios energéticos".

Asegura que "la estatización de Aerolíneas Argentinas, YPF, la Asignación Universal por Hijo y el sistema jubilatorio de reparto son banderas del Frente Renovador". Por eso considera que el cambio de discurso de Mauricio Macri "es propio de la táctica electoral, ya que en el pasado no acompañaron lo que ahora apoyan".

El coordinador de los equipos de Infraestructura de Sergio Massa sostiene que "es imposible seguir financiando el déficit con Lebac o Bonac al 30% anual" y que "hay que buscar equilibrios macroeconómicos que la economía perdió".

Dice que "no hay que pregonar la dolarización de cartera porque desestabiliza aún más", que "lo mejor que le puede pasar a una sociedad es confiar en su moneda" y que las reservas brutas del BCRA "son u$s34.000 millones, pero líquidas, porque las propias no superan los u$s15.000 millones". Igualmente, lo que más le preocupa "es la capacidad que la economía perdió de generar dólares".

Cree que "Argentina podría tener una producción de gas mayor en el futuro sólo con mejorar incentivos a la producción y validar mejores precios internos reorientando subsidios mal asignados".

Sobre el futuro, señala que "comprar una propiedad puede ser un buen refugio de mediano plazo", que "no hay que entrar en pánico" y que "debería pensarse en una inversión real más que en una inversión financiera".

Para Delgado, "permitir un blanqueo sin penalización, como hoy, es injusto con los que siempre cumplieron". "La inversión es bienvenida; pero no cuestionar su origen no es buena señal", advierte.

En cuanto a las chances electorales de Massa, el economista sostiene que "

más importante que la financiación y aportes para la campaña es el acompañamiento de la gente

". ¿El caso Scioli?: "

Aún no le conozco definiciones importantes

".