Luego de su salida de Boca, conflicto con Juan Román Riquelme mediante, la carrera de Julio César Falcioni ha sido claramente en forma descendente. Primero, estuvo en All Boys, siendo uno de los principales responsables del descenso del "Albo". Luego, se fue a Chile para dirigir la Universidad Católica, donde fue echado por malos resultados.

Tras todo esto, recaló en Quilmes para comenzar a trabajar a comienzos de este año. Desde ese momento, y más allá que en el primer mercado de pases sumó más de una docena de jugadores, su labor al frente del equipo fue muy floja. Y los números, hablan por sí mismo: disputó 18 partidos (uno por Copa Argentina), ganando sólo cinco, empatando cuatro y... ¡Perdiendo nueve! De esta manera, sacó sólo el 31,4 por ciento de los puntos posibles.

Como consecuencia de esto, los dirigentes de Quilmes vienen analizando desde hace mucho tiempo la chance de despedir al entrenador o pedirle que dé un paso al costado. Pero, sin embargo, esto no prosperó por la imposibilidad económica que tiene el club para afrontar la erogación que significaría su salida. Pero en la previa el partido ante Boca, los propios directivos se reunieron con el representante de Falcioni, Sergio Greco, con quien llegaron a un acuerdo para la salida del DT.

Luego de esto, llegó la derrota en la 'Bombonera', lo cual acentuó aún más esta concreta posibilidad. ¿Y entonces? Si no se cambia nada de lo hablado, la rescisión del vínculo se firmaría hoy, día en el que sería la última vez que Falcioni esté al frente del equipo que solamente cosechó 16 puntos en lo que va del torneo.

A partir de esto, ya se menciona quién podría ser su reemplazante. Y éste será Facundo Sava, quien mañana dirigirá su primera práctica y no tendrá un debut sencillo: el domingo, Quilmes recibirá a Racing, el último campeón y uno de los principales animadores del torneo.