El secretario de la DAIA, Jorge Knoblovitz, dice que lamenta llegar a un nuevo aniversario del atentado a la AMIA en medio de una batalla judicial en varios frentes: por la causa misma, por el encubrimiento, por la inconstitucionalidad del Memorándum con Irán y por la muerte del fiscal Alberto Nisman.

En el piso de InfobaeTV, a propósito de los tuits de la Presidente responsabilizando a la comunidad judía de la enfermedad del canciller Héctor Timerman, recordó que varios dirigentes de la DAIA tienen iniciado un proceso de traición a la Patria y sedición que se tramita en el juzgado de Julián Ercolini.

Impunidad. Por eso me parece muy transparente la convocatoria, por la memoria, la justicia y contra la impunidad. Porque veintiún años es un tiempo más que tolerable y además sigue siendo un aniversario que nos convoca en medio de una situación judicial muy compleja. Creíamos que a esta altura íbamos a tener resuelta la inconstitucionalidad del Memorándum, pero ahora tenemos el inconveniente de haber sustituido al juez (José María) Cabral por el doctor Claudio Vázquez, que tuvimos la obligación procesal de recusar. Así que nos toma este aniversario en medio de una dura batalla judicial donde tenemos la causa AMIA, la causa del encubrimiento, la causa del Memorándum, y la muerte del fiscal.

La verdad que no se entiende por qué, si la otra parte no quiere aplicarlo, por qué en nuestra lectura, lo único que le interesaba era levantar las alertas rojas. Yo comprendo la actitud de cualquier Estado que quiere que sus leyes sean constitucionales, porque si no, tendría problemas políticos severos. Cada uno está haciendo lo que tiene que hacer. El Gobierno busca la constitucionalidad de la ley y nosotros queremos la inconstitucionalidad, junto con la AMIA, porque entendemos que el acuerdo es inaplicable.

No puedo decir nada de la causa sin decir algo antes de la muerte del fiscal, ya que está detenida por su muerte. El fue el gran impulsor de la causa, tenía un equipo, pero su audacia y capacidad eran centrales. Estamos preocupados por la muerte de Alberto y porque la fiscalía colegiada no ha prosperado, por lo menos nosotros no hemos sido notificados, a pesar de que somos querellantes. Nosotros no tenemos un interés geopolítico en que sea Irán, estamos ajenos a ese tipo de cuestiones. Hay una causa que dice que ocho personas deben ser convocadas a declaración indagatoria, nosotros queremos que eso se lleve adelante. Cuando salió el fallo de la Cámara Federal, yo pensé que el Gobierno iba a hacer el gesto de decir "hemos hecho lo posible, esta es la solución que encontramos, la otra parte no hizo lo que tenía que hacer", hubiera sido una salida sana, que nosotros hubiéramos acompañado, porque nosotros no dudamos de la buena fe. Pelear épicamente por un convenio que nunca se va a aplicar nos enfrenta innecesariamente con un Gobierno democrático, así que cuanto antes lo superemos, mejor para todos.

Me pareció imprudente, me pareció peligroso. Nosotros nos interesamos por la salud de Héctor. Lamentamos su estado, sabemos que está bien. Y dejó sobre la mesa al lector entre líneas de que la DAIA puede ser responsable de la salud de Timerman por la malasangre que se hizo a raíz de nuestra posición, por haber sido calificado de traidor. El tuit de la Presidente habla de "cierta dirigencia de la comunidad judía argentina". No hay cierta dirigencia, hay una sola dirigencia. Y nunca, nunca, esta dirigencia lo acusó de traidor a la Patria, en cambio nosotros sí estamos acusados de ser traidores a la Patria y sediciosos. A raíz de un tuit de la Presidente que tomó un artículo de un ex director ejecutivo de la DAIA que dijo que nosotros estamos sostenidos por los fondos buitres, estamos sometidos a ese proceso, que aún no está terminado.

Estamos acusados de traición a la Patria ante el juez Ercolini, y pusimos toda la información a disposición y bienvenido que se investigue. Estamos atravesados en una pelea política en la cual la DAIA debería estar ajena.

Porque ejercimos el derecho constitucional de peticionar. Hemos peticionado lo que nuestros abogados han aconsejado y hemos pedido por la vía del amparo la inconstitucionalidad de este tratado. Esto molesta, entiendo que moleste, pero hasta qué punto. No debería enfrentarnos.

Recuerdo que cuando el canciller informó del tema lo escucharon, tuvieron varias reuniones, le dijeron que lo iban a considerar. Lo analizaron y llegaron a otras conclusiones, no por eso deben ser considerados enemigos.

Es auspicioso pensar distinto. El pensamiento hegemónico es antidemocrático. Por pensar distinto no se debería condenarnos ni tampoco nos deben estigmatizar. No es un pedido muy importante. Solamente eso nos permitiría seguir adelante con la misión, que es mucho más amplia que la que se exhibe ahora por este tema.

Espero todo eso, y además que el próximo Gobierno, sea cual sea, trate un proyecto de ley que presentaron la DAIA y la AMIA que es de juzgamiento en ausencia, una salida muy transparente, que contempla garantías constitucionales, que no necesita reformar la Constitución, y que por esta vía, o por una relatoría especial que se cree al respecto, la causa AMIA logre justicia, para que no tengamos que seguir batallando en Tribunales, que no es lo que queremos hacer.