162
162

"Héctor sufrió mucho por cómo fue tratado por cierta dirigencia comunitaria que lo llegó a agraviar calificándolo de traidor", dijo este martes Cristina Kirchner. La reacción de la comunidad judía argentina no tardó en llegar. El secretario general de la DAIA, Jorge Knoblovits, manifestó su preocupación por el "discurso fascista" de la mandataria.


"Lamentamos lo que le pasa al Canciller y desmentimos que seamos nosotros responsables de su mala sangre", dijo el dirigente de la entidad, y agregó que "jamás" acusaron a Héctor Timerman de traidor. "Ningún miembro de la dirigencia argentina lo acusó de traidor a la patria", afirmó.



En declaraciones a Radio Mitre, Knoblovits aclaró que no hay "cierta dirigencia" como dice la mandataria: "Hay una sola", enfatizó. Además, le recordó que él está acusado ante la Justicia por traición a la Patria.


"Cuando la Presidente dice que primero se es argentino y no judío, y que ella es católica pero primero es argentina, eso me hace acordar a Tradición, Familia y Propiedad (movimiento fundado por Plinio Correa de Oliveira). Todo esto termina siendo un discurso fascista que preocupa".


Knoblovits recordó que una vez le preguntaron si el Canciller debería renunciar por ser judío. "La verdad es que son dos condiciones separadas. Es canciller de la Argentina y no tiene importancia la religión y su pertenencia, así como no tiene importancia si Cristina Kirchner es católica o no. Poner en el tapete esto es como decir: 'Hay que leer El mercader de Venecia para entender quién es cada quién'", sentenció.


En este contexto, volvió a cuestionar la defensa que realizó la mandataria respecto al memorándum firmado con Irán y su comparación con el reciente acuerdo nuclear alcanzado entre el régimen de Teherán y los países desarrollados. "Permitirse comparar el acuerdo del G5+1 con Irán con memorándum con Argentina, y decir que firmar con Irán está bien, es sesgar totalmente el análisis", opinó.


"Firmar está bien cuando se firma un buen acuerdo y está mal cuando se firma un mal acuerdo. Desconozco lo que se firmó con Irán y el resto de las potencias, pero lo que sí sé es que lo que se firmó acá no sirve", agregó.


Luego, por la tarde, la DAIA difundió un comunicado expresando su preocupación por los dichos de la Presidente, quien puso en duda "el patriotismo y la lealtad a la Patria de la dirigencia comunitaria judía argentina".


"La DAIA lamenta profundamente que el haber recurrido a la justicia de nuestro país sosteniendo la inconstitucionalidad del Memorándum firmado con Irán, ejerciendo el legítimo derecho que asiste a todo ciudadano argentino, merezca calificativos como los ya señalados", indicaron en el escrito.


Ayer, en una serie de tuits, la Presidente volvió a defender el Memorándum de Entendimiento con Irán firmado por el Gobierno en 2013 y a criticar a la prensa, a la que nuevamente acusó de armar títulos y críticas sobre el acuerdo.