AP 163
AP 163
 AP 163
AP 163

Si bien el Congreso, con mayoría republicana en ambas cámaras, no necesita ratificar el acuerdo, porque no se trata de un tratado, sí puede aprobar una ley para bloquear su entrada en vigor, la que a su vez podría ser vetada por el presidente.

"En lugar de detener la proliferación de armas nucleares en Medio Oriente, este acuerdo probablemente dispare la carrera por las armas nucleares en el mundo", dijo el republicano Boehner en un comunicado y agregó que los congresistas estadounidenses "examinarán cada detalle de este acuerdo minuciosamente".

El presidente Barack Obama afirmó, el martes, que el histórico pacto nuclear alcanzado con Irán permitirá iniciar una nueva era en los vínculos entre Washington y Teherán, que rompieron sus relaciones diplomáticas hace 35 años.

"Este acuerdo nos da la posibilidad de ir en una nueva dirección. Debemos aprovecharla", declaró el mandatario durante una alocución solemne en la Casa Blanca. Evocando "diferencias bien reales" y "una historia difícil que no puede ser ignorada", estimó sin embargo que el cambio es posible. "Este acuerdo no está basado en la confianza, Está basado en verificaciones. Los inspectores podrán acceder las 24 horas del día a las instalaciones nucleares iraníes clave", aseguró Obama.

El acuerdo también tiene sus detractores fuera de Estados Unidos, entre ellos el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, cuya relación con el presidente Obama es bastante fría, y algunas monarquías sunitas de la región del Golfo.

Según analistas, Obama obtiene, con el acuerdo firmado con Teherán sobre su programa nuclear, un éxito diplomático indiscutible, precisamente en un frente en el que fue duramente criticado por la oposición republicana.