El régimen cubano cierra 24 empresas estatales por "pérdidas reiteradas desde 2012"

 AFP 163
AFP 163

Ciento veintitrés empresas estatales cubanas terminaron el año 2014 con saldos negativos en su gestión y 24 de ellas se extinguirán este año tras reportar pérdidas económicas reiteradas desde 2012, según revela un informe parlamentario divulgado hoy por medios oficiales.

Otras seis entidades que fueron evaluadas con resultados negativos en 2014 tienen aprobado trabajar hasta el próximo año, según la información presentada a los diputados por la Comisión de Asuntos Económicos de la Asamblea Nacional (Parlamento unicameral).

LEA MÁS: Sin acuerdo nuclear, el presidente de Irán pospuso su discurso

LEA MÁS: Un estudio del Ejército de los EEUU advierte un posible caos y gran agitación en Venezuela

LEA MÁS: The New Yorker reveló los nexos narcos entre Chávez, Irán y Hezbollah

Está prevista, además, la recuperación de otras 26 durante el año en curso, a partir de previsiones de las propias empresas o por cambios en el sistema de financiación.



Según el informe parlamentario,

durante dos o más años cerraron con pérdidas un total de 56 empresas, el 73% de ellas pertenecientes al Ministerio de la Agricultura

(Minag) y un ocho por ciento, al sector azucarero. En el primer trimestre de 2015 ya presentan pérdidas 65 empresas en el país.



El reporte señala que durante las fiscalizaciones practicadas por los diputados en ese período se comprobó que existían entidades que no tenían en su poder el plan aprobado y que en otras aún persisten dificultades en el proceso de planificación, al existir diferencias entre "lo previsto" y "lo real obtenido".



Por ello, los parlamentarios llamaron la atención sobre

las "consecuencias sociales" de estas deficiencias y criticaron los problemas en la gestión

de las empresas agrarias, las debilidades en su dirección y la "falta de programas" de desarrollo sobre la base de la ciencia y las inversiones.



El plan de reformas económicas emprendido en Cuba durante el mandato de Raúl Castro contempla

la liquidación o transformación de las empresas estatales o cooperativas

que arrojen pérdidas de forma sostenida.