Télam 162
Télam 162

Cristina Caamaño sabe lo que es sentarse en una silla caliente. Ex secretaria de Seguridad Operativa durante la gestión de Nilda Garré, estuvo al frente de la fiscalía que investigó la muerte del militante del PO Mariano Ferreyra y al frente de la fiscalía de instrucción de José Campagnoli en Núñez durante su suspensión en plena puja con el Gobierno. Hoy, como funcionaria del Ministerio Público Fiscal en plena reconversión kirchnerista de los organismos de inteligencia, hereda el poder de una zona históricamente gris: la ex Dirección de Observaciones Judiciales, conocida en la jerga como OJOTA, antes bajo la esfera del cuestionado ex espía jefe Antonio "Jaime" Stiuso y hoy bajo responsabilidad del MPF a cargo de Alejandra Gils Carbó. Oscar Parrilli, jefe de la AFI, ya le había abierto a Caamaño la puerta de la sede de Avenida de los Incas un mes antes para que viera el funcionamiento. Hay más de cien empleados históricos, muchos deberán entrenar a los nuevos, muchos de ellos miembros de las fuerzas de seguridad; los más jerárquicos, afirma Caamaño, ya se jubilaron o pasaron a la esfera de la nueva AFI.

La OJOTA, rebautizada como DIRCOM, pasa a la esfera del área que encabeza Caamaño: la DATIP, creada a fines de 2014 y dedicada al apoyo tecnológico a la investigación penal, que incluye una batería de recursos forenses y periciales. La reforma de la ley de inteligencia nacional no solo prevé que el MPF herede la tecnología, sino también las bases de datos y los archivos documentales, según informa el organismo. "Transparencia" es una palabra que se repite: el Ministerio Público Fiscal anunció auditorias sorpresa en Avenida de los Incas, entre otras medidas.

No sorprende, por otra parte. Las escuchas, legales e ilegales, siempre fueron una cuestión compleja. Un prestigioso fiscal indica: "Había que pedirlas de punta a punta, tenías que asegurarte que haya un técnico del otro lado todo el tiempo. Lo que solía venir era de bajo grado, un 'me dijo, me dijo, me dijo', un 'corta-y-pega', usualmente direccionado contra quien el Gobierno o los servicios tuviesen una rencilla en ese momento". Luego del cambio de viento político que decapitó a la ex SIDE y puso a Stiuso en fuga, una transición sin venganzas no parece algo tan sencillo.

Por otra parte, la designación de Caamaño no ocurre en un vacío: la disputa del juez Cabral renueva la polémica entre kirchnerismo y Justicia. También, la nueva Doctrina de Inteligencia generó una fuerte incertidumbre, con rumores de espionaje a compradores de dólares. Caamaño, por otra parte, suele tener miradas coincidentes con el Gobierno. En diálogo con Infobae, la funcionaria asegura: "Nadie me puso a nadie encima. La procuradora me eligió porque tengo buena relación con las fuerzas de seguridad y porque sabe que gestioné bien y que pienso como una fiscal. No me voy a convertir en un servicio. Voy a usar los recursos que tenemos en la DIRCOM para mejorar las investigaciones judiciales. Esto tiene que ser una prestación más".

Por lo pronto, tiene que actualizar el sistema tecnológico: "Se graban 30 mil CD por mes. Gils Carbó conformó un equipo que va a ayudar a nuestro equipo informático. Hay gente de ARSAT, de Exactas e Ingeniería de la UBA, del CONICET, entre otros, que van a asesorarnos para tener un sistema más moderno. El sistema que se utiliza hoy sirve, pero está un poco obsoleto", dice Caamaño. Ayer por la mañana, comenzó a tender puentes: se reunió uno por uno con varios fiscales federales en Comodoro Py.

Los rumores de pinchaduras telefónicas al mercado del dólar y el espionaje para evitar "corridas bancarias" generan incertidumbre.

-Nada ocurre sin orden de un juez. No me importa si hizo la denuncia la AFI o un vecino. Si un vecino me dice que venden dólares en una cueva, entonces le diré que denuncie en una comisaría y el juez dará la orden. De nuevo, no se va a investigar sin orden de un juez. Yo no puedo investigar de un oficio. La procuradora no me lo pediría, y sin una orden de un juez yo no lo haría.

¿Qué queda de la era Stiuso en Avenida de los Incas?

-Los jefes, los capos, los que estaban hace mucho tiempo, ya se jubilaron o se fueron a la AFI. La gente que quedó son trabajadores.

¿Pueden volverse un problema?

-No lo creo. De nuevo, son trabajadores. Les estamos mejorando la situación laboral. Van a trabajar más cómodos. Soy muy positiva en respecto a lo que va a generar toda la DATIP, no solo la DIRCOM.

Héctor Icazuriaga y Francisco Larcher, ex número uno y dos de la SIDE, acumularon un gran poder en sus años al frente del espionaje nacional. Fueron funcionales al Gobierno hasta que el viento cambió, lo mismo Stiuso. De nuevo, una transición pacífica no parece probable.

-A ver, ¿vos te pensás que a mí ya no me "peinaron"? Ya saben cómo soy, a dónde voy, con quién salgo y con quién vivo. Si me hubiesen querido hacer algo, ya lo habrían hecho. ¿Qué van a estar esperando?

Parrilli, ¿qué espera de esto?

-A mí me parece que Parrilli hizo una muy buena transferencia, nos ayudó mucho. Nos abrió las puertas y nos permitió ver cómo se trabaja en la sede de Avenida de los Incas. Lo que espera es cuidar a los argentinos, no espiarlos, como dijo ayer. Yo con la AFI no tengo nada que ver.

¿Va a haber compenetración con sectores de inteligencia militar? Recuerdo el "Proyecto X".

-El "Proyecto X" no existía. Era una orden judicial diciéndole a Gendarmería, no a militares: "Señor, vaya a esta marcha y saque fotos". Yo allané Gendarmería un viernes a las 12 de la noche para ver qué había. Todo lo que había estaba avalado por una orden judicial.

¿Cómo la recibieron los fiscales federales?

-La recepción en Comodoro Py fue muy buena. A todos les pareció bien que las escuchas estén en la Procuración. Me decían: "Si necesitás hacer base acá, te damos una oficina, te hacemos un lugar, lo que necesites, contá con nosotros". Vi a cada uno por separado. Expliqué más que nada los recursos de la DATIP. Ya a la ex OJOTA la conocen. Les expliqué los recursos que tienen a disposición: balística, los médicos, etcétera. Está todo licitándose: un microscopio de barrido electrónico vale 5 millones de pesos.

¿Las prestadoras? ¿Qué pasa?

-Son Telefónica, Telecom y sus compañías móviles, Nextel, Claro y Telecentro. Ya tuvimos reuniones con ellos. Hay que tratar de que intercepten los teléfonos más rápido. Incluso hay denuncias porque han tardado más de una hora. Un secuestro es de vida o muerte y no podés tardar una hora. Incluso los invité a que vean cómo es nuestro sistema para ver cómo pueden ayudar.

Su designación es observada muy de cerca. Ocurre en plena puja entre Justicia y Gobierno. Por otra parte, las escuchas tendenciosas, favorables a los planteos del Gobierno, son un factor histórico.

-Cabral se tiene que volver a su tribunal oral porque se le acabó la subrogancia. 'Subrogar' implica una suplencia. Hace cuatro años que está subrogando. Y si había escuchas tendenciosas, ya no las va a haber más, porque todo viene avalado por la orden de un juez. Te repito: si no es así, no se hace nada. Hay dos excepciones: secuestro extorsivo y privación ilegítima de la libertad. Esto está en la ley actual. A las 24 horas tiene que llegar el aval del juez. Si el juez no lo avala, hay que cortar esa intervención. El resto, sin orden judicial no se valida. Insisto: yo valido la intercepción, las telefónicas lo hacen.