Télam 162
Télam 162

Oscar Parrilli, secretario de Inteligencia, se quejó esta mañana de que se quiere generar "miedo" con las atribuciones de la nueva Agencia Federal de Inteligencia (AFI), pero ratificó que "no saldrá a cazar a los 'arbolitos' o entrar a las cuevas" donde se venden dólares en forma ilegal.


"No podemos cumplir funciones relativas a actividad criminal. No somos los que vamos a investigar. Vamos a realizar la búsqueda de información, como un observatorio" en cuanto a eventuales corridas cambiarias o denominados "golpes de mercado", sostuvo Parrilli.


En declaraciones a Radio Mitre, el funcionario subrayó que "la directiva de la Presidenta es transferir a la gente que en la nueva Agencia de Inteligencia estamos para cuidar a los argentinos y no para espiarlos".


Oscar Parrilli, en Radio Mitre

El Gobierno publicó hace 48 horas en el Boletín Oficial la nueva Doctrina de Inteligencia Nacional a través del Decreto 1311/15, que está acompañado de un anexo de 408 páginas y lleva la firma de la presidente Cristina Kirchner.


Según se desprende de la nueva doctrina, la Agencia buscará prevenir "corridas y golpes de mercado" de bancos y empresas así como "desabastecimientos" de productos de consumo masivo, lo que no indica que apunten a personas particulares.


La normativa tipifica como "atentado contra el orden constitucional y la vida democrática" las "corridas bancarias, cambiarias, desabastecimientos, golpes de mercado" y crea una dirección para estos delitos.


Esta nueva regulación generó gran inquietud en el mercado y la crítica de algunos actores de la oposición, que salieron a cuestionar el espionaje sobre aquellos que compren dólares.


En este sentido, Parrilli insistió en que no se va a realizar espionaje contra los ciudadanos y aclaró que todas las intervenciones telefónicas fueron transferidas a la Procuración General de la Nación, órgano independiente con autonomía funcional y autarquía financiera, pero comandado por Alejandra Gils Carbó, promovida a ese cargo por el kirchnersimo.