AP 163
AP 163

Los colegios electores cerraron este domingo, en un día histórico en el que Grecia se sometió a un referéndum sobre las últimas propuestas presentadas a Atenas por sus acreedores, cuyo resultado podría determinar el destino del país en la zona euro y la suerte del gobierno de Alexis Tsipras.


Los casi 10 millones de griegos llamados a votar debían responder a la pregunta: "¿Debe aceptarse el plan de acuerdo presentado por la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional en el Eurogrupo del 25 de junio de 2015 y compuesto de dos partes, que conforman su propuesta conjunta?".


Un primer sondeo de la cadena Star le da al "No" entre un 49% y un 54%, y al "Sí" entre 46% y 51%. Otro sondeo de la cadena MEGA le daba al "Sí" entre 46,5% y 50,5%, y al "No" entre 49,5% y 53,5%.

 AP 163
AP 163

 AP 163
AP 163

Los partidarios del "no", defendido con ardor por el gobierno para negociar "un mejor acuerdo" con los acreedores, creen que ésta es la vía de salida a una austeridad contraproducente.


Los partidarios del "sí" creen en cambio que está en juego la permanencia del país en la Eurozona y la UE, y ven el "no" como la vía abierta al "caos", el "aislamiento" y la vuelta al dracma, la antigua moneda nacional.


Desde el martes, el país se encuentra en default ante el FMI, al que no abonó un pago de unos 1.550 millones de euros, y tampoco tiene acceso a la asistencia financiera de sus socios de la Eurozona, que ante la falta de acuerdo sobre un programa de ajustes y reformas no prolongaron su programa.



 AP 163
AP 163
 AP 163
AP 163