minci.gob.ve 163
minci.gob.ve 163
 EFE 163
EFE 163

El representante saliente de Fedecámaras, Jorge Roig, presentó un informe donde deja en evidencia que el gobierno y el sector empresarial privado no han podido llegar a un acuerdo y por ende no se han logrado sus objetivos. El gremio empresarial realizara sus asambleas entre el 16 y 17 de julio en el estado Lara, donde presentarán las propuestas y agenda parlamentaria.

El representante saliente de Fedecamaras, Jorge Roig denunció que Nicolás Maduro ha hecho caso omiso a las advertencias y recomendaciones que le han presentado y afirmó que de haberse cumplido con sus pedidos, la situación que atraviesa el sector productivo sería distinta.

Con respecto a las proyecciones que se manejan para el segundo semestre de este, expresó no sentirse optimista ya que aunque se empiecen a implementar algunas medidas ya no se dispone del tiempo suficiente para reactivar la economía y, que seguramente el panorama cambiaría ya para el primes trimestre del año entrante.

El sector comercial está en crisis, se conoció que 2.500 negocios se encuentran en un cierre preventivo, poniendo en riesgo más de 12.000 empleos sólo en el estado Carabobo. Todo implica que la caída del sector se ubica en 80% en sus inventarios.

Fedecamaras, realiza anualmente una asamblea, donde habitualmente cuenta con la presencia del presidente de la República. Esta vez reiteró la invitación y que se pueda establecer un diálogo entre el Estado y el empresariado

El economista Gustavo Sosa, presidente de la Cámara de Comercio detalló el escenario que ha causado que en los últimos 2 años, más de 3.000 establecimientos hayan bajado sus santamarias, en Valencia. Mientras que en la totalidad del estado la suma llega a los 8.000.

Aseguró que la instalación de dos estaciones del metro de Valencia no generó el efecto esperado. No se reportó un incremento en la actividad comercial y el principal problema es el modelo económico que se ha venido implantando a pesar de que han advertido que continuar con esa política acabaría con la profundización de la crisis.

Otro sector que también han manifestado su descontento y preocupación ante la severa crisis es la Federación de Trabajadores de la Harina.

Juan Crespo, representante de Fetraharina, advirtió que ante la escasez de trigo y la falta de liquidación de las divisas el sector se declara en emergencia. La falta de la materia prima perjudicaría la producción de los panes en todos sus derivados.

De las 24 horas de producción, sólo se trabajan 4 horas, en consecuencia sólo se trabajan 4 turnos, condenó.

Los principales afectados de esta situación serían los empleados que verán perjudicados sus ingresos debido a la normativa de la ley orgánica del trabajo que establece que si no hay materia prima no se puede cancelar los salarios completos.

Informaron además que han solicitado una audiencia con el ministro de Alimentación, Carlos Osorio y, según Crespo aún están a la espera, pero dilatar el asunto genera escasez de los productos y, por ende, lo padecen los venezolanos.

El kilo de pan está regulado a Bs. 7, la pasta está regulada a Bs. 15 y en consecuencia al no haber trigo no habría ni pan ni galletas, enfatizó Crespo.

El sector cervecero reportó que la planta de Empresas Polar en San Joaquín, ha caído la distribución de cerveza y malta como consecuencia de la paralización de las cinco agencias que se encargan de esa labor.

La planta del estado Aragua se encuentra en huelga desde hace 90 días y aclararon que la acción se mantendrá. Las manifestaciones dieron inicio exigiendo la firma del contrato colectivo y con la aprobación del ministerio del Trabajo dio inicio a la huelga indefinida.

La materia prima de la planta Metalgráfica de Polar se agotó y las líneas de litografía y tapas para la producción de chapas se apagaron.

Desde hace ocho meses el proveedor europeo no recibe los dólares requeridos para hacer los despachos requeridos por la compañía, y Sidor reconoció no tener la capacidad operativa para suministrarle las hojalatas de acero templado hace más de cinco años. La consecuencia directa de esta crisis es la suspensión laboral de 153 trabajadores.