EFE 163
EFE 163

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, anunció hoy que los bancos del país permanecerán cerrados y garantizó que los ahorros, las jubilaciones y los salarios no se verán afectados por la medida. Tsipras confirmó, además, la imposición de control de capitales en Grecia.

Por otro lado, informó que ha solicitado nuevamente a los acreedores una prórroga del rescate, petición rechazada por el Eurogrupo este sábado. Según explicó, presentó la demanda "al presidente del Consejo Europeo y a los 18 dirigentes de los Estados miembros, además del presidente del BCE, de la Comisión y del Parlamento Europeo" y dijo que "esperaba una respuesta inmediata".

El rechazo "del pedido del gobierno griego para una breve extensión del programa fue un acto sin precedentes para los estándares europeos, cuestionando el derecho de un pueblo soberano a decidir", dijo Tsipras en un mensaje televisado a la nación.

"Esta decisión llevó al BCE hoy a limitar la liquidez disponible para los bancos griegos y forzó al banco central griego a recomendar un feriado bancario y restricciones sobre retiros de los bancos", indicó. No dio detalles sobre por cuánto tiempo permanecerían cerrados los bancos o de las restricciones al movimiento de capitales.

La medida fue tomada luego de que el primer ministro convocara a un referendo sobre los términos del rescate del país. La respuesta de los griegos fue el retiro de depósitos bancarios. Este domingo, era imposible conseguir efectivo en los cajeros automáticos del país. El anuncio, además, fue hecho a dos días de que venza el plazo de pago al FMI por unos 1.790 millones de dólares.

Tsipras culpó a los socios europeos de Grecia y al Banco Central Europeo por forzar a Grecia a tomar estas medidas, pero dijo que eso no detendría el plan de sostener el referendo el próximo domingo, el cual necesita de una participación del 40% de los votantes para que su resultado tenga validez.