El sospechoso por la decapitación de su jefe en Francia reconoció el asesinato

Yassin Salhi, quien fue detenido el viernes acusado de haber perpetrado el atentado en Saint-Quentin-Fallavier, asumió la responsabilidad de los hechos

 Reuters 163
Reuters 163

El sospechoso de haber perpetrado el viernes un atentado yihadista en el centroeste de Francia y de haber decapitado a su jefe, reconoció el asesinato, indicó el domingo una fuente cercana al caso.

Yassin Salhi, detenido el viernes en el lugar del ataque, una planta de gas industrial cerca de la ciudad de Lyon, empezó a hablar a los investigadores el sábado por la noche tras haber mantenido silencio desde su arresto.

"También dio elementos sobre las circunstancias del crimen", añadió la fuente, sin precisar cuáles.

El arrestado, de 35 años y que había sido vigilado por su cercanía con medios salafistas, ha comenzado a colaborar con los agentes tras dos días de intensos interrogatorios, indicaron las fuentes citadas por la televisión BFMTV.

LEA MÁS: Detuvieron en Kuwait al chofer que trasladó al autor del ataque terrorista contra una mezquita

LEA MÁS: Miles de turistas abandonan Túnez luego del ataque terrorista de ISIS que dejó 38 muertos

LEA MÁS: El detenido por la decapitación en Francia se tomó una selfie con la cabeza de la víctima

Según la edición digital del diario Le Parisien, Salhi reconoció haber decapitado a su jefe en un aparcamiento tras haberlo matado.

El sospechoso se mostró menos claro a la hora de determinar los motivos de su acto. El periódico local publicó que el terrorista aseguró atravesar "dificultades personales ligadas a su trabajo y a su familia".

BFMTV, por su parte, afirmó que Salhi confesó haber tenido una fuerte disputa con su esposa en la víspera del atentado. Su mujer y su hermana continúan arrestadas en Lyon.

En las próximas horas está previsto que el responsable del feroz ataque sea trasladado a París para proseguir su interrogatorio en los locales de la brigada antiterrorista, situados a las afueras de la capital.

El primer ministro Manuel Valls aseguró este domingo en varios medios franceses que el país vive "bajo una amenaza terrorista muy importante" y que el combate contra el yihadismo será largo.