Tras los ataques terroristas en Francia, Túnez y Kuwait, en los que hasta el momento más de 50 personas perdieron la vida, el gobierno argentino emitió un comunicado en el que manifestó su consternación y rechazo a los actos yihadistas.


"El Gobierno de la República Argentina expresa su profunda consternación y su más enérgico repudio ante los atentados ocurridos en Túnez, Kuwait y Francia, que provocaron la muerte de más de 40 personas y numerosos heridos. La Argentina expresa una vez más su firme condena al terrorismo en todas sus manifestaciones que, mediante este tipo de acciones, pretende imponer sus ideas por medios violentos", sostiene el comunicado de la Cancillería.


En un mismo día, los islamistas golpearon casi simultáneamente en tres lugares del mundo. En Túnez, un yihadista atacó a tiros a los turistas que estaban vacacionando en Kantaoui y dejó al menos 27 muertos. "Disparos en una playa frente a un hotel de Kantaoui, varias víctimas", indicó un canal de televisión local. Los hoteles Riu Imperial Marhaba y el Muradi Palm Marinay fueron los blancos elegidos.


Kuwait también fue escenario para este viernes de horror. El atentado que dejó al menos 25 muertos se produjo en un área muy concurrida de la capital del estado petrolero, el distrito Al-Sawabir. El artefacto estalló en el jardín de una mezquita justo después de las plegarias de los viernes.


En tanto, en Francia, los yihadistas hicieron recordar lo sucedido hace casi seis meses en la redacción de Charlie Hebdo. Dos atacantes que llevaban una bandera islamista decapitaron a una persona e hirieron a varios más en una fábrica de gas ubicada en Saint Quentin Fallavier, 30 kilómetros el este de la ciudad de Lyon, centro-sur de Francia.


"El Gobierno y el pueblo argentinos expresan su solidaridad con los gobiernos y los pueblos de los países afectados, en particular con los familiares de las víctimas, y reiteran su inalterable voluntad de trabajar con la comunidad internacional para reforzar los mecanismos internacionales contra el terrorismo en el marco del respeto del derecho internacional y de los derechos humanos", finalizó el comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores argentino.