AP 163
AP 163

El presidente de EEUU, Barack Obama, anunció hoy que su gobierno no procesará judicialmente a los familiares de estadounidenses secuestrados en el extranjero que paguen rescates por su liberación, tras las críticas recibidas por el asesinato de varios rehenes norteamericanos en el último año.

"Estas familias ya han sufrido suficiente y no deberían sentirse nunca ignoradas ni victimizadas por su gobierno", dijo Obama en un acto en la Casa Blanca, después de reunirse con familiares de estadounidenses secuestrados.

Obama matizó que el gobierno estadounidense no cambiará su política de no pagar rescates a las organizaciones que mantengan cautivos a estadounidenses, pese a las quejas de algunos familiares. "Hacerlo supone arriesgarse a poner en peligro a más estadounidenses y financiar el mismo terrorismo que estamos tratando de parar", afirmó el mandatario.

Los cambios en la política del gobierno respecto del secuestro de nacionales en el extranjero son resultado de una revisión ordenada por Obama el año pasado, tras los casos de rehenes estadounidenses que fueron decapitados por el grupo yihadista Estado Islámico (ISIS).

Obama emitió hoy una orden ejecutiva y una nueva directiva política en la que explica los cambios, que buscan una mayor comunicación con las familias de los secuestrados a lo largo del proceso para lograr su liberación. Algunas familias se han quejado de haber recibido amenazas por parte del gobierno de ser procesadas judicialmente si intentaban pagar un rescate, y hoy Obama aseguró que eso no se repetirá.

"Lo último que deberíamos hacer jamás es profundizar el dolor de una familia con amenazas como esas", afirmó el presidente y subrayó que, hasta ahora, ningún estadounidense ha sido nunca procesado por pagar un rescate a una organización para liberar a un ser querido.

LEA MÁS: Fuerte desafío de ISIS a Putin: creó la gobernación del Cáucaso en el sur de Rusia

Obama añadió que la política oficial "no impide la comunicación con los secuestradores de rehenes por parte del gobierno, las familias o terceras partes", y que "cuando sea apropiado", la Administración estadounidense "puede asistir a las familias" en esos esfuerzos para "garantizar la seguridad" de sus familiares.

Los cambios contemplan también la creación de un centro de coordinación, con representantes del Buró Federal de Investigaciones (FBI) y los departamentos de Justicia, Estado y Defensa, para asegurar que las familias de los secuestrados reciben apoyo y asesoría adecuada.

El mandatario explicó que desde los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001, "más de 80 estadounidenses han sido secuestrados por grupos asesinos dedicados al terrorismo o la privacidad" y de ellos, "más de la mitad" han regresado a EEUU, pero "trágicamente, muchos otros no lo han hecho".

 Reuters 163
Reuters 163


Desde el pasado verano, cuatro estadounidenses han sido asesinados por el ISIS: los periodistas James Foley y Steven Sotloff y los trabajadores humanitarios Peter Kassig y Kayla Mueller.


Los familiares de varios de esos estadounidenses han calificado de incoherente e incluso contradictoria la asistencia que les aportaron las autoridades durante el secuestro. "He expresado (a estos familiares) en privado lo que quiero decir públicamente: que es cierto que ha habido veces en las que nuestro gobierno, a pesar de sus buenas intenciones, los ha decepcionado. Les he prometido que podemos hacerlo mejor", indicó Obama.