Bloomberg
Bloomberg

El dólar libre mantuvo por tercera jornada consecutiva una fuerte tendencia alcista que por ahora le escapa a los controles oficiales. Tras un avance del 2,24% en la jornada de ayer, la divisa subió 30 centavos y se negoció a $13,65 para la venta en la City, según el promedio de operadores. Con este valor para la venta, se ubica en niveles similares a los de fines de enero, aunque en un escenario con pocas operaciones.

En lo que va de 2015, el retroceso de la divisa cae a 2,8%, ya que el dólar libre comenzó el año en 14,05 pesos para la venta. Pero es la brecha con el dólar oficial la que se amplía al 49,3% y da señales de preocupación. La divisa oficial subió un centavo y se vendió a $9,13, después de tres días estable, de acuerdo al promedio que realiza el Banco Central (BCRA) entre las principales entidades del microcentro.

En los últimos 30 días el dólar libre se elevó 6,9% y en un año 8,4 por ciento

En la plaza mayorista o interbancaria, donde interviene la autoridad monetaria con operaciones de regulación de liquidez, el dólar se pactó con una leve suba, a 9,07 pesos. El organismo presidido por Alejandro Vanoli finalizó con un saldo comprador de u$s20 millones.

Algo más que especulaciones de fines de junio

Para el Gobierno nacional, la escalada del dólar libre es una movida especulativa por las elecciones. Según confirmaron a Infobae fuentes cercanas al ministro de Economía, Axel Kicillof, la visión oficial refiere al "efecto Zannini" o la "kirchnerización" de Daniel Scioli, el candidato del Frente para la Victoria en las elecciones presidenciales, quien tendría altas chances de ganar la contienda en octubre. "Son los típicos movimientos que algunos buscan generar para mostrar una sensación de inestabilidad cuando no la hay", afirmaron voces oficiales.

Sin embargo, existen razones de peso que contribuyeron a alimentar la gradual huida del peso al dólar, como el derrumbre del superávit de la balanza comercial que ayer comunicó el Indec; el creciente endeudamiento del sector público para financiar un desbordado gasto público con tasas que más que duplican a la inflación oficial y en más de tres puntos porcentual a la inflación Congreso; la aceleración de la emisión de pesos, junto a la acumulación de atrasos de pagos a proveedores de importadores.

Creciente déficit fiscal y emisión, junto al derrumbe del superávit comercial alteraron el mercado

Con ese escenario, la calma que había logrado la dupla AFIP-Banco Central, autorizando ventas de dólares ahorro a un precio subsidiado de 10,96 pesos hoy, los cuales en gran parte contribuían a alimentar la oferta en el segmento libre y contener la cotización, comenzó a revertirse, porque muchos de esos ahorristas decidieron esperar hasta que aclare para hacerse de una diferencia que les mejore el ingreso efectivo.

El "contado con liquidación" subió seis centavos a 12,37 pesos. Esta operatoria consiste en comprar acciones argentinas en pesos en el mercado local para venderlos en el exterior. Esos dólares quedan depositados fuera del país, pero por tratarse de operaciones de fuga de capitales cursadas a través de activos y no de divisas, no representan una pérdida de reservas para el BCRA.

El dólar "Bolsa" o MEP (Medio Electrónico de Pagos) avanza 17 centavos y opera con una paridad de 12,43 pesos a través de la compra con pesos de bonos en el mercado local, para ser vendidos en un plazo no inferior a las 72 horas en el exterior, a cambio de dólares que quedan depositados en el país.