NA 162
NA 162
 162
162
 BCRA 162
BCRA 162

El dólar en el mercado paralelo siguió trepando a pesar de que las operaciones no fueron demasiadas. No hay gran volumen ni amotinamiento de compradores, y la oferta tampoco acompaña tanto. Todavía prima la cautela de los operadores por los controles de la semana pasada en la city porteña. Algunos, incluso, creen que la suba tiene connotación política.


"Es una movida especulativa electoral", resumieron a Infobae allegados al ministro de Economía, Axel Kicillof. "Tiene más que ver con movimientos relacionados a las elecciones. Porque si mirás el contado con liquidación o el dólar MEP bajaron. Si se toma lo que pasa en el mercado del dólar futuro tampoco hay sobresaltos. La del billete ilegal es una suba inducida. Eso es lo que ocurrió con el blue en estos días y responde a otras razones más allá de las variables que están tranquilas", agregaron a este medio cerca del presidente del Banco Central, Alejandro Vanoli.


Así las cosas, la visión oficial refiere al "efecto Zannini" o la "kirchnerización" de Daniel Scioli, el candidato del Frente para la Victoria en las elecciones presidenciales, quien tendría altas chances de ganar la contienda en octubre. "Son los típicos movimientos que algunos buscan generar para mostrar una sensación de inestabilidad cuando no la hay", afirman voces oficiales.


En ese contexto, los controles del BCRA -que la semana pasada publicó una lista de 11 imputados y multados (entre bancos y financieras) por el raid en las cuevas- secaron la plaza del dólar blue y mostró otra vez "la fuerza del Estado cuando quiere neutralizar" las operaciones ilegales.


Pero esos controles, paradójicamente, también generaron que haya operaciones "atrasadas" que tuvieron que cursarse cuando empezaron a subir las persianas en las cuevas. "Cuando hay más controles, sube el precio. Es el abecé de este negocio. Sólo que esta vez tardó la reacción porque sólo se podía operar con gente conocida, y eso entorpeció la operatoria", sostuvieron a Infobae desde una de las cuevas más activas de la city porteña.


Desde el estudio Federico Muñoz & Asociados, señalaron: "Sabíamos que esa pax cambiaria se vería amenazada en el 2º semestre de 2015 cuando el público comenzara a ajustar sus carteras preparándose para la devaluación que el nuevo gobierno debería entregar para corregir el severo retraso cambiario".


"Pero en lo que va de junio, el dólar blue repuntó fuertemente en lo que sería un indicio temprano e incipiente del final de la pax cambiaria. La aceleración de la expansión monetaria y las agrias novedades en el terreno político interrumpieron prematuramente la calma del mercado cambiario", sumaron en un reporte a sus clientes.


La aceleración del ritmo de expansión monetaria (la base está creciendo al 35% anual) y el consecuente excedente de liquidez alimenta el apetito por activos dolarizados. Ese es un argumento que en pasillos oficiales se niegan a tener en cuenta.


Tanto desde el BCRA como desde el resto de los organismos oficiales avisaron que los operativos a las cuevas de la city continuarán. "Es una política de Estado que vamos a mantener", afirman. Nadie sabe si el dólar blue a $13,40 como ahora es barato o no. Tampoco podría subestimarse el poder de fuego del Gobierno para eclipsar al billete verde y que no genere ruidos electorales. La campaña recién comenzó.