AP 163
AP 163

Al abrir la aplicación desde dispositivos móviles conectados a la operadora norcoreana Koryolink aparecía una notificación en inglés que indicaba: "¡Atención! No puede conectarse a este sitio web porque está en una lista negra". Una advertencia similar en idioma coreano señalaba que la página de Internet contenía información dañina, aunque ese detalle no se mencionaba en la versión en inglés.

Estas advertencias también aparecían en sitios web con enlaces a la red social Instagram al acceder desde computadoras portátiles o de escritorio, conectados a Internet por cable de la proveedora norcoreana. Las advertencias aparecían de forma intermitente desde hacía al menos cinco días.

Sin embargo, empleados de apoyo técnico en Koryolink dijeron desconocer cambios en la política de la empresa sobre Instagram. No se han producido avisos del Gobierno ni en el servicio de telefonía celular a sus clientes sobre que se haya prohibido a la popular aplicación para compartir fotografías.

Desde Instagram prefirieron no hacer comentarios sobre el misterioso bloqueo. La red social, que es propiedad de Facebook, funcionaba con normalidad este lunes en Pyongyang.

En algunos dispositivos móviles todavía era posible utilizar la aplicación pese a las advertencias. Pero en otros aparatos, subir fotos o ver galerías de usuarios a través de la conexión normal de Koryolink resultaba prácticamente imposible, lo que apuntaba a que sí se habría obstruido el acceso de algún modo.

 Reuters 163
Reuters 163

Total desconocimiento

No estaba claro cuál era el origen del bloqueo, su extensión o si se trataba de un ataque informático de alguna clase, y tampoco si guardaba relación con un incendio el pasado 11 de junio en un hotel de lujo utilizado a menudo por turistas y visitantes extranjeros en Pyongyang. Las imágenes del incendio se filtraron fuera del país y tuvieron una gran difusión en medios de todo el mundo, aunque los medios estatales no han informado aún sobre el fuego.

Aunque la conexión a Internet y los medios sociales de cualquier clase siguen vetados a casi todos los norcoreanos, el gobierno decidió en 2013 permitir que los extranjeros en el país utilicen redes 3G en sus celulares. Algo que por lo general requiere una tarjeta SIM local para conectarse a la operadora móvil Koryolink.

Se estima que unos dos millones de norcoreanos utilizan ahora celulares. Pero salvo escasas excepciones, no se les permite acceder a Internet, de modo que el servicio móvil está disponible sobre todo a visitantes extranjeros, residentes y empresarios que viajan al país gobernado por la dictadura comunista de los Kim.

Las fotos sobre la nación

más hermética del mundo

que suben a

Instagram

los extranjeros -aunque los usuarios habituales son

muy pocos-

ofrecen un raro atisbo de la vida cotidiana en Corea del Norte. Pero también han planteado un dilema para las autoridades norcoreanas,

muy preocupadas

por el flujo de

información e imágenes

que entra y sale del país.