AP 163
AP 163

Dos polizones lograron subirse a un avión de British Airways en Johannesburgo, Sudáfrica, que tenía como destino final Londres y soportaron el largo viaje de más de 11 horas en condiciones inhumanas. Sin embargo, uno de ellos cayó de la nave cuando sobrevolaba la capital británica y murió al instante, mientras que su compañero de ruta está hospitalizado al ser encontrado inconsciente dentro del tren de aterrizaje.


El pasado jueves por la mañana, Scotland Yard acudió a una llamada de emergencia que se emitió desde el barrio de Richmond, donde los vecinos denunciaron que el cuerpo sin vida de una persona no identificada había aparecido en el techo de un local comercial.


 163
163



"En este momento no hay evidencia para vincular esta muerte con el descubrimiento de un polizón en el tren de aterrizaje de un avión en el aeropuerto de Heathrow. Sin embargo, ésta es una de las líneas de investigación en la identificación del fallecido y las circunstancias de su muerte", señaló un vocero de la policía británica a los medios.


Sin embargo, está casi comprobado que el hombre aparecido en el techo era otro de los polizones que subió al vuelo que unía la capital sudafricana con Londres. El lugar donde apareció la víctima mortal coincide con la ruta de llegada del avión al aeropuerto de Heathrow.


Minutos antes del hallazgo del cuerpo, Scotland Yard había sido alertada por la aparición de un polizón en el tren de aterrizaje de un avion de British Airways. De unos 24 años, el indocumentado fue llevado a un hospital donde se recuperaba de las bajas temperaturas que debió afrontar durante el largo trayecto.


Según consignó el diario inglés The Telegraph, un vocero de la compañía aérea confirmó que estaban en comunicación con las autoridades británicas y sudafricanas para intentar establecer cómo habían podido subir a la aeronave los dos sujetos.


Ambos sudafricanos se ocultaron en el tren de aterrizaje donde no sólo deben afrontar temperaturas bajo cero, sino también soportar la falta de oxígeno por la altitud que toma un vuelo de dichas características que debe sobrevolar 9.600 kilómetros en poco menos de 12 horas.