AFP 163
AFP 163

"Las páginas de las redes sociales que contengan insultos a las autoridades estatales o que propaguen contenidos contrarios a la moral y a la ética serán restringidas. Nuestra política es confrontar los elementos que atentan contra la seguridad nacional", advirtió el ministro de Tecnologías de la Información iraní, Mahmoud Vaezi, de acuerdo con lo difundido por El Mundo.

Según detalla el periódico, se estima que más de 9 millones de iraníes utilizan la aplicación Viber y en torno a 5 millones tienen cuentas en Facebook y WhatsApp, de acuerdo con datos del Ministerio de Cultura, si bien la actividad que registran estas redes arroja que las cifras son, en realidad, muy superiores. El mismo organismo reconoce que el 70% de los jóvenes iraníes utiliza sistemas proxy para saltarse los filtros que limitan su acceso, especialmente en el caso de Facebook y Twitter, redes prohibidas en Irán, pero con más seguidores que en ningún otro país de Oriente Próximo.

"Hemos dicho en repetidas ocasiones que las redes sociales que son saludables y que cumplen con las regulaciones estatales no sufrirán restricciones, pero aquellas que promuevan material inmoral o inadecuado serán procesadas de acuerdo con la ley ", insistió el ministro.

El corresponsal del diario en Teherán adelanta que el Gobierno tiene previsto implementar, durante los próximos meses, la segunda fase de su política de "censura con cirugía", con el fin de delatar y amonestar a quienes propaguen actividades ilícitas en internet. "Una decisión que no juega a favor de Rohani, pero que su Ejecutivo debe llevar a cabo si no quiere incrementar la confrontación con la línea dura del régimen", apunta.

En la misma línea se pronunció el jefe de la temida Guardia Revolucionaria, el general Gholamreza Jalali, que reconoció que "la mayor amenaza en las próximas elecciones -legislativas, que se celebrarán en marzo de 2016- vendrá en el mundo virtual. Por ello, los comandos cibernéticos deben actuar para limpiar el espacio virtual".