163
163
 163
163

El diputado Vanderlei Macris (PSDB-SP) dijo que el episodio ocurrido en Venezuela confirma que hubo un movimiento organizado para boicotear a la comitiva de opositores brasileños. "Este Parlamento da una clara demostración de repudio contra las agresiones sufridas por los brasileños en Venezuela", afirmó.

El presidente del Senado de Brasil, Renán Calheiros, exigió hoy que el gobierno de Dilma Rousseff tenga una "reacción altiva" frente a la "hostilidad" e "intolerancia" con que fue recibido en Venezuela un grupo de parlamentarios brasileños. En una nota oficial, Calheiros dijo que los senadores brasileños que viajaron a Caracas para intentar visitar a líderes opositores presos se comunicaron por teléfono e hicieron "relatos aprensivos" sobre "manifestaciones hostiles" que les sorprendieron cuando salían del aeropuerto de Maiquetía hacia la capital venezolana.

Según se informó desde Caracas, una camioneta que trasladaría a los senadores desde el aeropuerto hacia la capital encontró diversos obstáculos y se vio obligada a regresar al terminal.

senadores-brasil-caracas-1583.jpg

El periplo comenzó temprano hoy cuando el líder de la oposición brasileña y senador por el PSDB, Aécio Neves, llegó a Caracas junto con otros cinco miembros de la Comisión Oficial de Senadores de Brasil. Fue recibido por la mujer del dirigente opositor Leopoldo López, Lilian Tintori, y la destituida diputada María Corina Machado. También estuvieron presentes las esposas del ex alcalde de San Cristóbal Daniel Ceballos, Patricia, y del alcalde metropolitano de Caracas Antonio Ledezma, Mitzy Capriles. Sin embargo, no lograron entrar a la ciudad de Caracas.

No bien salieron del aeropuerto, ubicado a 25 minutos de Caracas, un piquete les bloqueó el paso. Aécio Neves denunció desde su cuenta de Twitter que su van había sido atacada.

Neves y la comitiva de recepción aguardaron todo lo que pudieron en la camioneta. El objetivo de la delegación brasileña era entrevistarse con miembros de la oposición venezolana y manifestarles su solidaridad, así como intentar mantener un encuentro con los presos políticos. Neves pensaba, de hecho, trasladarse a la prisión de Ramo Verde en busca de una visita a López, quien se encuentra detenido allí desde febrero del año pasado.

Pero el piquete bloqueó todos los accesos y la policía intentó siempre que volvieran por el camino que habían venido. Que se fueran al Aeropuerto. Que volvieran a Brasil.

 AFP 163
AFP 163

En el comunicado, Calheiros señaló que "repudia y abomina esos acontecimientos" y que pretende exigir que el Gobierno brasileño tenga "una reacción altiva" frente a esos "gestos de intolerancia". "Las democracias verdaderas no admiten convivir con manifestaciones incivilizadas y medievales, que precisan ser combatidas enérgicamente para que no se reproduzcan", agregó.

En declaraciones a periodistas, el presidente del Senado dijo que los hechos narrados por los parlamentarios suponen una "agresión al Legislativo y al Estado brasileños" e insistió en que el gobierno de Rousseff "responda" a esa "intimidación".