AFP 163
AFP 163

Después de varias horas de estar sitiada en medio de la carretera que une el aeropuerto de Caracas con la ciudad, la comitiva de senadores brasileños que habían viajado para mostrar apoyo a los dirigentes opositores encarcelados decidió volver al aeropuerto para retornar a Brasil.

El periplo comenzó temprano hoy cuando el líder de la oposición brasileña y senador por el PSDB, Aécio Neves, llegó este a Caracas junto con otros cinco miembros de la Comisión Oficial de Senadores de Brasil. Fue recibido por la mujer del dirigente opositor Leopoldo López, Lilian Tintori, y la destituida diputada María Corina Machado. También estuvieron presentes las esposas del ex alcalde de San Cristóbal Daniel Ceballos, Patricia, y del alcalde metropolitano de Caracas Antonio Ledezma, Mitzy Capriles. Sin embargo, no lograron entrar a la ciudad de Caracas.

No bien salieron del aeropuerto, ubicado a 25 minutos de Caracas, un piquete les bloqueó el paso. Aécio Neves denunció desde su cuenta de Twitter que su van había sido atacada.

 163
163

Neves y la comitiva de recepción aguardaron todo lo que pudieron en la camioneta. El objetivo de la delegación brasileña era entrevistarse con miembros de la oposición venezolana y manifestarles su solidaridad, así como intentar mantener un encuentro con los presos políticos. Neves pensaba, de hecho, trasladarse a la prisión de Ramo Verde en busca de una visita a López, quien se encuentra detenido allí desde febrero del año pasado.

Pero el piquete bloqueó todos los accesos y la policía intentó siempre que volvieran por el camino que habían venido. Que se fueran al Aeropuerto. Que volvieran a Brasil.

En un comunicado del partido de Aécio Neves, el PSDB, se exige una expresión inmediata de rechazo por parte del gobierno de Dilma Rousseff, aliado del chavismo.

"El ataque a los parlamentarios brasileños es un ataque a Brasil y a los principios que dieron origen a la visita de los senadores a Caracas: la solidaridad, la defensa de la democracia y el Estado de derecho. Tan grave como estas agresiones sería el fracaso del gobierno de Brasil en este asunto, so pena de ser cómplice de esta gravísima falta de respeto y connivencia con los ataques contra la libertad de expresión y los derechos humanos. Lo mínimo que se espera es una manifestación de repudio por parte del Ministerio de Relaciones Exteriores ", afirmó lapidario Sampaio.