163
163
 163
163
 163
163
 163
163

Los descendientes de los jefes de los ejércitos francés, inglés y alemán ya se reunieron el miércoles en una ceremonia en la granja-castillo de Hougoumont, uno de los lugares emblemáticos de esta batalla que en 1815 dejó más de 10.000 muertos y 35.000 heridos.

El actual duque de Wellington -descendiente del vencedor británico de la batalla-, el príncipe Nikolaus Blücher von Wahlstat -descendiente del mariscal prusiano que permitió la victoria de los aliados- y el príncipe Charles Bonaparte, descendiente de Napoleón, se dieron un caluroso apretón de manos el miércoles en presencia del príncipe Carlos de Inglaterra y su esposa Camila.

Bélgica, que durante siglos fue el campo de batalla de las potencias europeas, ha querido convertir la conmemoración del bicentenario "en una oportunidad para lanzar un mensaje de reconciliación y de unión", según el gabinete del primer ministro belga, Charles Michel.

A las 11:00 hora local (las 09:00 horario GMT) en punto, en el momento en que Napoleón lanzó el asalto el 18 de junio de 1815 contra los ejércitos anglo-holandeses de Wellington, el rey Felipe de Bélgica presidirá una ceremonia internacional al pie de la Loma del León, un monumento que recuerda la batalla que fue construido en el lugar en 1826.

Los reyes de Holanda y de Luxemburgo, así como también el vicepresidente de la Comisión Europea, Frans Timmermans, asistirán a la ceremonia. Mientras que Francia y Alemania sólo estarán representadas por sus embajadores.

"Es una lástima" que el presidente francés no asista a la conmemoración, dijo el miércoles Charles Bonaparte. "No hay ninguna razón de tener vergüenza de su propia historia. Waterloo es el inicio de una leyenda, Napoleón es un personaje mundialmente conocido", aseguró el descendiente de Jérôme Bonaparte, hermano de Napoleón, que luchó en Waterloo.

 163
163

Conmemoración multitudinaria

Tampoco estarán en la celebración los miembros más destacados de la familia real británica, que a esa hora asistirán en la catedral de San Pablo en Londres a una ceremonia en recuerdo de los soldados muertos en Waterloo, una ciudad que en la actualidad muchos asocian únicamente con la canción de Abba o con una estación de metro en la capital inglesa.

Sí asistirá en cambio el rey Guillermo Alejandro de Holanda -cuyo ancestro, el príncipe Guillermo de Orange, resultó herido en Waterloo-, quien se dará otro apretón de manos simbólico con los descendientes de los principales protagonistas de la batalla.

Las grandes ceremonias de conmemoración que empiezan este jueves durarán hasta el sábado, y las 180.000 entradas puestas a la venta para asistir se vendieron rápidamente.

El jueves, a partir de las 22:45 hora belga (las 20:45 horario GMT), tendrá lugar un gran espectáculo pirotécnico llamado Inferno, inspirado en un poema de Víctor Hugo.

El viernes y el sábado por la noche más de 5.000 figurantes con vestidos de época, 360 caballos y un centenar de cañones recrearán los momentos claves de la batalla, como por ejemplo la carga de caballería del mariscal Ney, la dura respuesta de Wellington o la llegada a última hora de los refuerzos de Blücher, que determinaron la derrota de los franceses.

 163
163

Un poco de historia

La batalla de Waterloo tuvo lugar tras la vuelta del exilio de Napoleón de la isla de Elba. En pocas semanas reconstruyó el ejército francés, que en la campaña de Bélgica llegó a tener más de 93.000 hombres.

En Waterloo pudo hacer frente durante unas 10 horas a las fuerzas aliadas (británicas, alemanas y belgo-holandesas) de Welllington y al ejército prusiano del mariscal Blücher, que sumaban un total 125.000 hombres.

Pero la contienda terminó con la derrota de Napoleón, que

abdicó

el 22 de junio y

murió prisionero de los ingleses

el 5 de mayo de 1821 en

Santa Helena,

un islote en el medio del

Océano Atlántico Sur.

 163
163