162
162

Uncharted 4: A Thief's End, The Last Guardian, el remake de Final Fantasy VII, Shenmue 3 y No Man's Sky son solo algunos de los títulos que anunció Sony.


Se esperaba que su apuesta de realidad virtual Project Morpheus centrara el evento, pero Sony apenas pasó por allí y decidió dedicar el grueso de la conferencia a los videojuegos.



Con la vista puesta especialmente en el sector de los jugadores hardcore y más entregados, sacó a la cancha títulos que parecían haber desaparecido del mapa o quedado atrapados en la nostalgia de otros tiempos.


Es el caso de la aventura The Last Guardian, de Fumito Ueda, autor de los admirados clásicos Ico y Shadow of the Colossus.



La audiencia no reprimió su alegría al ver las primeras imágenes de este juego protagonizado por un niño y un gran animal, ya que The Last Guardian estuvo en el limbo durante años y muchos ya pensaban que no vería la luz. Lo hará para PlayStation 4, aunque no antes de 2016.


Algo parecido ha pasado con el anuncio de Shenmue 3, el juego de rol en mundo abierto que cerrará, tras 14 años de paréntesis, la trilogía japonesa protagonizada por un muchacho que quería vengar la muerte de su padre.



Su creador, Yu Suzuki, recurrió a la plataforma de financiación colectiva Kickstarter para financiar el proyecto, que en apenas unas horas recaudó más de 1,2 millones de dólares. Será exclusivo para PlayStation 4 y PC.


Y los más nostálgicos han estallado de júbilo al conocer que hay en marcha un remake de Final Fantasy VII que llegará a PlayStation 4.



Muchos aplausos recibió asimismo Nathan Drake, el aventurero de la saga Uncharted, que se volverá a meter en problemas -esta vez rodeado de piratas y junglas- en 2016.



Se desconoce, sin embargo, cuándo llegará No Man's Sky, el juego que permite al usuario explorar miles de planetas.


Lejos de las sagas de disparos y acción se enmarca Dreams, el último experimento de los creadores de Little Big Planet que anima a crear y compartir personajes y animaciones de aire surrealista y onírico.



También de los estudios de Sony nace Horizon, un videojuego de acción que presenta un futuro en el que las ciudades murieron y la naturaleza reconquistó la superficie terrestre. En ese contexto, una mujer habrá de enfrentarse a una especie de dinosaurios robotizados.



Pese al entusiasmo que genera la novedad, la mayoría de los títulos presentados hoy saldrán a la venta, como pronto, en 2016.



En este E3, tanto Sony como Microsoft han puesto los juegos en el centro de su estrategia: para vender consolas es esencial disponer de un nutrido catálogo de títulos que convenza a la hora de elegir qué máquina comprar.


La primera opción es lograrlo con juegos desarrollados por la propia compañía, como Uncharted o The Last Guardian, pero también se intenta atraer a las audiencias potenciales con primicias o contenidos exclusivos de superventas creados por estudios ajenos.


Si Microsoft consiguió que la nueva aventura de Lara Croft, Rise of the Tomb Raider, llegue primero a su consola Xbox One, Sony hizo lo propio con Final Fantasy Vii, World of Final Fantasy y las luchas de Street Fighter V.



Además, la compañía nipona anunció que algunos grandes superventas ofrecerán contenidos exclusivos para PlayStation 4: es el caso de Assassin's Creed Syndicate, la expansión de Destiny -llamada The Taken King-, Hitman y Call of Duty: Black Ops III, la nueva entrega de la franquicia de videojuegos más vendida de la historia.



Realidad virtual

Aunque la realidad virtual será uno de los grandes reclamos de la feria E3, que da comienzo mañana en Los Ángeles, Sony dedicó escasos minutos de su conferencia a Project Morpheus.


El consejero delegado de Sony Computer Entertainment, Andrew House, indicó que los desarrolladores están evolucionado para crear experiencias realmente inmersivas, si bien aún no se "tocó techo" con la realidad virtual.


Tanto Project Morpheus como Oculus Rift estarán en la feria E3 y ambas llegarán al mercado en 2016, pero por el momento se desconoce cuál será su precio, qué acogida comercial tendrán y qué impronta dejarán en el universo del ocio interactivo.


House aseguró que Sony trabaja para que la experiencia de juego de la realidad virtual sea social y conecte a los usuarios en lugar de aislarlos.