AP 163
AP 163
 AP 163
AP 163
 AP 163
AP 163

Los combatientes kurdos avanzaban este sábado frente a los yihadistas de Estado Islámico (ISIS por sus siglas en inglés) en las luchas por el control del pueblo sirio de Tal Abyad, lo que empujó a miles de personas a buscar refugio en Turquía, desde donde fueron repelidos con cañones de agua.


En tanto, en el pueblo de Al Bal, también en la frontera con Turquía, los rebeldes sirios expulsaron a EI de la aldea, que es un importante punto de suministro para los insurgentes.


El observatorio sirio de Derechos Humanos informó que los combatientes de Unidades de Protección Popular (YPG), las milicias kurdas, avanzaron apoyadas por grupos rebeldes sirios y por los bombardeos lanzados por la coalición liderada por Estados Unidos.




"Las fuerzas kurdas están en las afueras de Tal Abyad, a solo cinco kilómetros del pueblo", informó el director de la organización humanitaria, Rami Abdel Rahman.


Esta ofensiva comenzó el jueves con un asalto a la localidad de Suluk, a unos 20 kilómetros de Tal Abyad, un punto estratégico que los yihadistas usan para ingresar a sus combatientes.


Rahman señaló que la mayor parte de los yihadistas ya se había retirado de Suluk este sábado pero que habían dejado trampas en las casas y habían sembrado de minas las calles.


La organización humanitaria estima que los combates y los bombardeos aéreos provocaron la muerte de 16 yihadistas y de tres civiles.


 AP 163
AP 163

Miles de refugiados

Desde la semana pasada, más de 13.500 refugiados cruzaron la frontera con Turquía. Frente a este nuevo éxodo, el viceprimer ministro turco, Numan Kurtulmus anunció el miércoles el cierre provisorio de la frontera.


Este sábado las fuerzas de seguridad turcas emplearon cañones de agua y lanzaron disparos de advertencia para hacer retroceder a miles de refugiados sirios que se agolpaban en la frontera, tratando de escapar de los combates, constató un fotógrafo de la agencia de noticias AFP.


Miles de personas quedaron bloqueadas detrás de la vallas en el cruce de Akcakale.


Durante la tarde, varios supuestos miembros del grupo extremista, con barba, con ropa de combate y portando armas, se acercaron a la valla y animaron a los civiles sirios a regresar a Tal Abyad, mientras soldados turcos miraban nerviosos la escena.


 AP 163
AP 163

Algunos empezaron a retroceder, pero al anochecer todos habían regresado para pasar la noche junto a la valla.


Más al sur, también hubo combates entre yihadistas y rebeldes en los alrededores de Marea, uno de los principales bastiones de la rebelión en la provincia de Alepo, que el EI quiere conquistar a toda costa.


"EI intentó varias veces, en vano, tomar Marea", por la que pasa una carretera que lleva a la frontera turca, afirmó a la agencia de noticias AFP Mamun Abu Omar, director de una agencia de prensa local, Shahba Press.


En 2011, el régimen sirio reprimió duramente las manifestaciones pacíficas que pedían la dimisión de Bashar al Asad, lo que desembocó en una guerra compleja de frentes múltiples.


El grupo yihadista, que controla el 50% de Siria, también domina amplias extensiones de territorio en Irak.