163
163

El viernes pasado, el mundo del rugby se tiñó de negro. El ex capitán de los All Blacks Jerry Collins y su mujer, Alana Madill, fallecieron en una colisión con un autobús en la autopista A9 de Francia. El accidente se produjo a la altura del departamento de Herault.

Los neozelandeses Byron Kelleher, Chris Masoe, Neemi Tialata, Carl Hayman y Ali Williams quisieron rendir un emotivo tributo a su amigo Collins y se trasladaron hasta el lugar donde perdió la vida. Allí realizaron un haka de despedida.

"Decimos adiós a nuestro hermano y a su compañera, de la forma en que todos nos conocimos. AllBlackFamily, RIPJC, RIPALANA", comentó Tialata en su cuenta de Twitter.

Jerry Collins nació en Samoa y construyó una gran carrera en el rugby mundial. Debutó con los All Blacks contra Argentina en 2001 y jugó cuatro Tres Naciones (2003, 2005, 2006, 2007).

Su carrera en la selección neozelandesa terminó a los 26 años cuando el equipo perdió frente a Francia en cuartos de final del Mundial de 2007 en Cardiff (Gales). Allí comenzó a jugar en los Hurricanes, luego pasó por el Ospreys galés y por el club japonés del Yamaha Jubilo.

Conocido por su dureza con el rival, tenía la costumbre de apoyar una rodilla y rezar entre el famoso ritual del haka y el comienzo del partido.