NA 162
NA 162

El candidato a Presidente del PRO Mauricio Macri admitió que recibió presiones del "círculo rojo" para cerrar un frente electoral conjunto con el Frente Renovador de Sergio Massa. El jefe de Gobierno de la Ciudad atribuyó los pedidos a personas "bien intencionadas" que quieren un cambio en la conducción del país aunque consideró que en algún momento "se pasaron de la raya".

"Señores yo no voy a sus fábricas a decirles qué tienen que producir, así que ustedes no me digan cómo hacer política. Hay que poner límites a los que se meten en lo que no corresponde. Ellos tienen el rol de crecer, invertir, y generar trabajo y no pueden decirle a los políticos cómo armar sus equipos", declaró Macri en diálogo con Jorge Rial en radio La Red.

Su partido anotó ayer un frente electoral con la UCR y la Coalición Cívica. Así sepultó las chances de formar un espacio común con el Frente Renovador. Sin embargo hay dirigentes que creen que aún hay un acuerdo posible antes del cierre de listas del próximo 20 de junio.

Macri evitó dar los nombres de los empresarios que le solicitaron que buscara un entendimiento electoral y reveló cuál fue la respuesta que les dio cuando las presiones se habían vuelto insostenibles: "Ustedes han aceptado convivir con estas políticas que hipotecaron el crecimiento futuro".

"A Francisco no lo entiendo"

El ex presidente de Boca renovó sus críticas para Francisco de Narváez, con quien compartió un frente en las elecciones legislativas de 2009. Dijo que desde aquel entonces no entiende sus movimientos e ironizó: "No me basta con ser ingeniero".

El conductor del partido amarillo aseguró, además, que el encuentro entre el "colorado" y su consultor estrella Jaime Durán Barba fue "de casualidad" y las declaraciones que se le adjudican al ecuatoriano sobre la imbatibilidad de Cristina Kirchner en las urnas son falsas.