Télam 162
Télam 162

El canciller Héctor Timerman reivindicó hoy en la Segunda Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) y la Unión Europea (UE) el reclamo de Argentina por la soberanía sobre las Islas Malvinas, y rápidamente el primer ministro británico, David Cameron, calificó de "amenazantes" sus declaraciones.

Al disertar en la segunda sesión plenaria de la jornada, Timerman remarcó: "La resolución pacífica de los conflictos requiere que reafirmemos la decisión de respetar la integridad territorial de los Estados". En esa línea, destacó que "hace 182 años el Reino Unido expulsó a la población y a las legítimas autoridades argentinas de las Islas Malvinas, quebrando la integridad territorial de mi país".

Además, subrayó que "el gobierno argentino espera que los países de la Unión Europea renueven el llamado al cumplimiento de las resoluciones de las Naciones Unidas sobre la Cuestión de las Islas Malvinas".

"Lamentablemente el colonialismo de ayer aún persiste, manteniendo hoy la lógica de la apropiación de los recursos naturales. En el transcurso de los últimos meses, el Atlántico Sur ha sido testigo de actividades de exploración hidrocarburífera en proximidades de las Islas Malvinas", agregó el funcionario nacional.

El reclamo de soberanía que expresó Timerman también surgió, según explicó, porque "actualmente, un consorcio de empresas lleva adelante una nueva campaña de perforación exploratoria en aguas que se encuentran sujetas a un conflicto de soberanía reconocido por las Naciones Unidas y la Comunidad Internacional".

Por su parte, Cameron, quien había hablado antes que el canciller argentino, volvió a pedir la palabra una vez finalizada la intervención de Timerman, algo que no es para nada habitual, y sostuvo que "las Falklands tienen derecho de autodeterminación", a la vez que añadió que "los espacios marítimos circundantes están bajo su jurisdicción".

"Rechazo las amenazantes palabras del canciller argentino", advirtió Cameron.

En su intervención, Timerman denunció "la explotación ilegal que hacen de los hidrocarburos empresas del Reino Unido, que va en violación al derecho internacional, porque donde hay una controversia de soberanía no se puede alterar la situación en la que se encuentra". Según el ministro, "extraer los recursos naturales que pertenecen al pueblo argentino es totalmente ilegal".

Al referirse a los dichos del representante británico, Timerman consideró que "hubiera sido más positivo que, en vez de enojarse, actuar y hacer exclamaciones como si estuviera en el Parlamento británico, estando en una reunión birregional, entre más de 60 países, hubiera dicho 'nos sentamos y dialogamos y vemos si lo podemos resolver', como quiere la Argentina, en forma pacífica".

"Hubiera sido una buena oportunidad para comenzar un diálogo, pero Cameron prefirió mostrarse enojado, alterado y vehemente", remató.