Frenaron el proyecto que permitía a alumnos y padres evaluar docentes

 NA 162
NA 162

El Senado bonaerense decidió frenar el proyecto de Código Educativo que habilitaba, entre otros aspectos, métodos para que los docentes sean evaluados por sus colegas, directivos, padres y alumnos.

La iniciativa, que había sido impulsada por el senador kirchnerista Gustavo Oliva, quedará así cajoneada luego del fuerte rechazo que encontró por parte de la oposición, los sindicatos provinciales y sectores de la comunidad académica.

"El Código Educativo, como iniciativa de sistematización de la norma existente no figura en la agenda legislativa, ya que actualmente se encuentra en la Comisión de Educación, Cultura, Ciencia y Técnica de la HCS para su estudio y recepción de aportes", sostuvo Oliva.

El proyecto había tomado estado parlamentario durante el mes de abril, pero fue frenado para que "los legisladores y los distintos actores que componen la comunidad educativa" tengan la oportunidad de "enriquecer y jerarquizar el texto original". Poco antes, el vicegobernador de Buenos Aires y titular del Senado, Gabriel Mariotto, le había dicho al gremio Suteba que el Código Educativo "no figuraba en la agenda legislativa".

Oliva pretendía unificar la normativa educativa provincial, cuyo texto habilitaba a los estudiantes secundarios a formar parte de la evaluación del trabajo docente. La opinión del alumnado iba a significar el 11% del total de la nota. Además, esa suerte de auditoría incluía las consideraciones de colegas, superiores y padres de los alumnos, y hasta una "autoevaluación" del propio educador.

La reforma también establece la creación de "bloques educativos" en los primeros dos años, que fijaba que el mismo profesor pueda dar las materias troncales. El texto contempla además que en el último tramo de la escolarización del joven se permitan elaborar "trayectos alternativos" para que los adolescentes puedan cursar sólo las asignaturas que les sean útiles para una futura carrera universitaria o terciaria.

Tras conocerse el proyecto, la

Federación de Educadores Bonaerenses

rechazó la iniciativa porque "impone a los docentes obligaciones absurdas y fuera de la ley, modifica estructuras escolares y deja sin efecto acuerdos paritarios".


Poco después llegó el posicionamiento del Suteba de Roberto Baradel, gremio que expresó su "absoluto rechazo" a la reforma. "Cualquier tema que pretenda modificar el marco regulatorio de nuestras condiciones de trabajo debe ser indefectiblemente parte de la agenda paritaria", señalaron desde el sindicato.