Protectia 162
Protectia 162
 Shutterstock 162
Shutterstock 162
 Shutterstock 162
Shutterstock 162

Cuando Maia fue privada de oxígeno al nacer y, como consecuencia, sufrió una parálisis cerebral que afectó su movilidad y el habla, sus padres agotaron todas las instancias posibles para lograr dar con el tratamiento necesario que la cure. Sin embargo, nada de esto tenía final feliz. En febrero de 2008, Gillian y Daniel (papás de Maia) se enteraron de un nueva y prometedora opción: la posibilidad de tratar la discapacidad mediante un revolucionario tratamiento con sangre del cordón umbilical.


 Protectia 162
Protectia 162