AP 163
AP 163

El nuevo presidente del organismo se elegirá en un congreso extraordinario que la FIFA convocará entre diciembre de 2015 y marzo de 2016, según anunció la mayor institución del fútbol. Blatter sí deja la FIFA, pero aún tiene varios meses para que la transición sea como él quiere.

Su renuncia se produce menos de una semana después de que la policía suiza detuviese, a instancias de las autoridades judiciales estadounidenses, a siete dirigentes de la FIFA –entre ellos, dos vicepresidentes del organismo– en un hotel de Zúrich, acusados de haber recibido 150 millones de dólares en sobornos.

 AP 163
AP 163

"Blatter conserva todas sus competencias hasta el congreso electivo donde cederá su cargo", indicó una fuente de la FIFA, precisando que el proceso hasta el congreso extraordinario viene marcado por el artículo 24 de los estatutos de la FIFA.

Blatter tendrá que convocar un comité ejecutivo extraordinario "lo antes posible" con el fin de convocar posteriormente un congreso extraordinario, precisó Domenico Scala, presidente de la Comisión de Auditoría y Cumplimiento de la FIFA y que a partir de ahora supervisará todo el proceso electoral.

En cuanto la fecha del congreso electivo se conozca, los aspirantes a la presidencia podrán presentar sus candidaturas. "Se puede declarar cuatro meses antes de la elección", apuntó esta fuente de la FIFA.

Blatter, de 79 años y en el cargo desde 1998, había sido reelegido para un quinto mandato el pasado viernes en Zúrich en un congreso marcado por el escándalo. Ese día,

después del susto, estaba exultante

. "Estoy de buen humor", decía pero admitía que "se había asustado un poquito". Algo cambió en estos días...

"Aunque fui reelegido, no tenía el apoyo de todo el mundo del fútbol",

añadió Blatter en referencia, sobre todo, a la oposición de la confederación europea (UEFA) a su reelección.

El dirigente suizo justificó su decisión en la necesidad de que la FIFA "tenga una profunda renovación frente a los desafíos que no se detienen", en una conferencia de prensa este martes por la tarde en Zúrich.

Sin embargo, nuevas revelaciones –además de la falta de apoyo interno– pusieron en jaque al suizo. Ayer se conoció que uno de sus lugartenientes, Jérôme Valcke, hizo transacciones bancarias por 10 millones de dólares. El dato es central en el escándalo de corrupción que sacude al fútbol mundial. Según deslizaron a The New York Times varios funcionarios vinculados a la investigación, la revelación pone el rastro del dinero muy cerca de Blatter.