163
163

Su discurso efusivo el día del operativo en Zúrich, en el que siete miembros de la FIFA vinculados con un escándalo de corrupción fueron detenidos, hicieron que Loretta Lynch sea mundialmente reconocida. Pero la gran labor de esta funcionaria del Departamento de Justicia de EEUU tiene una historia de lucha y sacrificio detrás.

Lynch viene de un humilde hogar de Greensboro, Carolina del Norte, al sur de los Estados Unidos. Al terminar la escuela, donde era discriminada por su color de piel, rechazó una beca completa de su universidad local para estudiar en Harvard, donde egresó de su escuela de Derecho con honores.

Rechazó una beca completa de su universidad local para estudiar en Harvard, donde se graduó con honores

Tenía un empleo muy bien rentado en el sector privado, pero decidió dejar de lado el dinero y unirse a la justicia. Le significó pasar a ganar sólo la cuarta parte de lo que le pagaba el estudio de abogados. "Buscaba hacer algo que tuviera más sentido", explicó.

Con sólo 30 días en su actual posición, empezó a perseguir a los organismos más poderosos del mundo. Después de imponer una multa conjunta por 5000 millones de dólares a los bancos UBS, Barclays, Citigroup, JPMorgan, Royal Bank of Scotia (RBS) y Bank of America por construir una asociación irregular para manipular a su antojo la tasa de cambio entre dólares y euros, fue tras la FIFA.

La mujer de 57 años encabezó la detención de los directivos de la FIFA, de quienes aseguró que usaron sus cargos para "obtener dinero de forma ilegal" con sobornos y coimas. Remarcó que "dos generaciones de directivos de fútbol de federaciones dependientes de la FIFA" han utilizado sus posiciones dentro de las organizaciones "para pedir dinero y derechos comerciales de los torneos".

Lynch aseguró que este tipo de actividad ilegal se produjo "año tras año", y que en total la suma alcanza al menos a 150 millones de dólares. En total, hay 47 cargos distribuidos entre los 14 acusados.

"Loretta se ha pasado la vida luchando por la Justicia. Desde su posición enfrentará, entre otros temas, muchos casos de corrupción", la elogió el presidente Barack Obama cuando el Senado aprobó su designación.