163
163
 163
163
 Street View 163
Street View 163

La cadena estadounidense CNN informó que, mientras en Suiza la FIFA intenta dar explicaciones sobre el arresto de al menos seis funcionarios que se aprestaban a participar del congreso anual que debe elegir nuevo presidente este viernes, agentes federales allanaron las oficinas de la Concacaf en Miami.

Uno de los arrestados en Zúrich es el presidente de la Confederación de Fútbol de Norte, Centroamérica y el Caribe, Jeffrey Webb. Originario de las Islas Caimán, acaba de ser reelegido para un nuevo período.

Entre los detenidos se ha mencionado a Eugenio Figueredo, de Uruguay, también vicepresidente y hasta 2014 presidente de la Conmebol; y Jack Warner, de Trinidad y Tobago, ex miembro del comité y presidente de la Concacaf entre 1990 y 2011.

FIFA rehusó dar la lista de 14 funcionarios señalados como parte del esquema de corrupción que habría sido montado en los Estados Unidos. Walter De Gregorio, jefe de comunicaciones de la FIFA, señaló que el presidente Joseph Blatter y el secretario Jerome Valcke no están involucrados en la denuncia. Y que los mundiales de 2018 y 2022 mantendrán sus fechas y sedes asignadas.

El Ministerio de Justicia y Policía de Suiza llevó a cabo la detención esta madrugada por cargos de corrupción de seis altos responsables de la FIFA en Zúrich, cuando se encontraban en el hotel en el que se alojan.

Las autoridades helvéticas indicaron que se prevé su extradición a los Estados Unidos, donde una fiscalía de Nueva York los investiga por haber aceptado sobornos y comisiones desde principios de los noventa hasta la actualidad.

"Las autoridades de los Estados Unidos sospechan que han recibido sobornos por millones de dólares", señaló la entidad en un comunicado.

Los detenidos participaban en Zúrich en una serie de actividades en la sede mundial de la FIFA, como antesala del Congreso de esta organización, que debe elegir este viernes a su presidente para los próximos cuatro años.


Se daba prácticamente por descontada la reelección -para un quinto mandato- del suizo Joseph Blatter, pero los hechos ocurridos hoy cambian la situación.

El arresto

Los agentes a cargo de la detención pertenecen al cuerpo de la Policía Cantonal de Zúrich y llegaron de madrugada y vestidos de civil al lujoso hotel y, tras presentar las órdenes judiciales pertinentes, recibieron las llaves de las habitaciones respectivas.

El arresto transcurrió pacíficamente y los seis miembros de la FIFA serán escuchados hoy mismo por la policía.

 Reuters 163
Reuters 163

Se los acusa de estar involucrados en un esquema de corrupción mediante el cual "delegados de la FIFA y otros de organizaciones dependientes recibieron sobornos y comisiones -de representantes de medios y firmas de promoción deportivas- por más de cien millones de dólares", según el ministerio suizo.

A cambio, los que ofrecían los pagos "recibían derechos mediáticos, de publicidad y auspicio en conexión con torneos de fútbol en América Latina".

Según la petición de detención de los Estados Unidos, esos delitos fueron preparados y acordados en este país, mientras que los pagos se realizaron mediante bancos también estadounidenses.

El acuerdo para realizar esta operación, así como sus preparativos, se efectuaron en los Estados Unidos.

El Ministerio suizo de Justicia y Policía indicó que se aplicará un procedimiento simplificado para los que estén de acuerdo con su extradición, en cuyo caso las autoridades suizas la aprobarán de inmediato.

Si los implicados se oponen, entonces se pedirá a los Estados Unidos que presente una petición formal de extradición en un plazo de 40 días, como lo requiere el tratado bilateral en esta materia.