DyN 162
DyN 162

Antes la mira estaba puesta en almacenes barriales, supermercados chinos o puestos callejeros de comida. Ahora restaurantes y grandes supermercados también están bajo la lupa de la Dirección de Higiene y Seguridad Alimentaria de la Ciudad de Buenos Aires. Olores y colores extraños en las bandejas con cortes de carne y pollo encabezan la lista de quejas así como también la "falta de higiene" y de "cadena de frío" de los alimentos.

De acuerdo a un informe difundido por el gobierno porteño, en el último año los supermercados (de todos los tamaños) fueron los más denunciados: hubo 937 quejas de vecinos por "alimentos vencidos, en mal estado de conservación, falta de frío en las heladeras o por la presencia de insectos y roedores en los comercios, entre otras anomalías".

Las casas de comidas –en las que la mayoría de los porteños suelen comprar para almorzar en horarios de oficina- recibieron 899 denuncias, mientras que los restaurantes unas 382.

El relevamiento dejó al descubierto que en el último año y medio la Ciudad ordenó el cierre provisorio de 1339 locales de expendio de alimentos, principalmente bares y restaurantes, seguidos por supermercados y verdulerías.

Las ratas son habitués en los lugares cercanos al río, como Costanera y Puerto Madero. Uno puede salir del mejor restaurante y observará a los roedores que son parte del paisaje. Inspectores alertaron sobre esta situación y revelaron que se ha encontrado excremento y orina de rata en muchas cocinas.

El secretario general de la Cámara de Autoservicios y Supermercados Propiedad de Residentes Chinos de la República Argentina, Miguel Calvete, denunció en La Nación que "los supermercadistas toman cursos de manipulación de alimentos e higiene. Esto no quita que por alguna negligencia haya alimentos vencidos en las góndolas, como ocurre en otros supermercados". Según la Ciudad, hay alrededor de 1800 inspecciones por mes y desde 2014 se secuestraron 180 toneladas de alimentos no aptos para consumo.