AFP 163
AFP 163
 AFP 163
AFP 163
 AFP 163
AFP 163
 AFP 163
AFP 163

"Najeeb, ¡nos van a matar por culpa de tus archivos!". Con las balas silbándole en los oídos en el norte de Irak, el hermano Najeeb sólo tenía una obsesión: salvar los manuscritos ante la llegada del grupo Estado Islámico (ISIS por sus siglas en inglés).

Mientras el ISIS acaba de apoderarse de la ciudad siria de Palmira y amenaza sus tesoros arqueológicos, Najeeb Michaeel, un fraile dominico iraquí de visita en París, cuenta a la AFP cómo consiguió, el pasado mes de agosto, trasladar al Kurdistán iraquí 800 manuscritos de los siglos XIII al XIX.

"Najeeb, ¡nos van a matar por culpa de tus archivos!"

"Era absolutamente necesario que esos manuscritos, conservados en la biblioteca de los dominicos en Mosul y luego en Qaraqosh (también conocida como Bajdida), escaparan a la destrucción sistemática del patrimonio cultural no musulmán", cuenta.

El fondo incluye textos sobre historia, filosofía, espiritualidad cristiana y musulmana, literatura o música, escritos en arameo, siriaco, árabe o armenio.

 AFP 163
AFP 163

Los manuscritos, excepcionales por su caligrafía y sus miniaturas, dan además testimonio de la antiquísima presencia del cristianismo entre los ríos Tigris y Éufrates.

El hermano Najeeb explica que estos documentos "son como un puente entre las civilizaciones, que dan fe del pasado y dicen muchas cosas sobre el presente".

En los Archivos Nacionales de París están expuestos hasta el 24 de agosto facsímiles de gran calidad de siete de esos manuscritos, como parte de la exposición "Mesopotamia, cruce de culturas".

"Estábamos ahogados en medio del inmenso éxodo de poblaciones cristianas y yazidíes"

Un éxodo caótico

A fines de julio de 2014, unos 10 días antes de la caída de Mosul y Qaraqosh, dos ciudades del norte de Irak donde residía gran parte de la comunidad cristiana iraquí, Najeeb Michaeel vio venir el peligro.

"Evacuamos en camión una buena parte de los manuscritos de Qaraqosh a Erbil, en el Kurdistán (iraquí), que se encuentra a 70 kilómetros", explica.

El 7 de agosto, los últimos monjes todavía presentes en Qaraqosh se vieron obligados a huir, mientras el grupo Estado Islámico se apoderaba de la ciudad.

 Reuters 163
Reuters 163
Yazidíes fueron masacrados o huyeron en masa ante la llegada de los fundamentalistas