Marcelo Bielsa ya pasó por todos los estratos de relaciones sociales en Francia. Fue tan halagado, como criticado. Vivió momentos de gloria, pero también estuvo contra las cuerdas. Mientras transcurre lo que podría ser su última semana como entrenador del Olympique Marsella y busca clasificarlo a la Champions League, tachó el último casillero que le faltaba.

La tarea de seguirle al ritmo al "Loco" parece titánica y difícil de cumplir. Al menos habría que consultarle a su traductor, que demostró estar sobrepasado por tanto trabajo. Fabrice Olszewski es uno de los tantos auxiliares que ayudaron al rosarino con el idioma y vivió un momento que generó hasta la risa del inmutable DT.

Un periodista realizó una consulta a Bielsa en español y Olszewski intercedió rápidamente para traducirla ¡al español! Mientras se tomaba la cabeza por el furcio que había cometido, el "Loco" lo apoyó con un chiste y pidió a los presentes "un aplauso".