U.S. Army 163
U.S. Army 163
Reuters
Reuters

Tropas especiales de Estados Unidos mataron en un tiroteo a un comandante del Estado Islámico en el este de Siria y detuvieron a su esposa, informó el sábado el Pentágono.

El secretario de la Defensa Ash Carter identificó al extremista muerto como Abu Sayyaf. Agregó que ninguno de los soldados estadounidenses resultó muerto o herido. El ataque se produjo en un campo petrolero de Al-Omar.

Carter señaló también que el ataque se llevó a cabo por orden expresa del presidente Barack Obama y que las tropas norteamericanas regresaron a sus bases sin daños.

"La esposa jugaba un importante rol en las actividades terroristas de ISIS"

"Abu Sayyaf estaba involucrado en las operaciones militares de ISIS y colaboraba directamente con las operaciones ilícitas y financieras relacionadas a la venta de petróleo y gas", dijo el funcionario.

Su esposa, una iraquí llamada Umm Sayyaf, fue capturada y trasladada a un regimiento militar en Irak, señaló la vocera vocera del Consejo nacional de Seguridad Bernardette Meehan.

El informe de CNN, que dio la primicia en los Estados Unidos (inglés)

Según la misma fuente, esta mujer "jugaba un importante rol en las actividades terroristas de ISIS y podría ser cómplice de lo que parece ser la reducción a la esclavitud de jóvenes yazidíes que fueron rescatadas anoche", explicó Carter.

Abu Sayyaf no es un nombre que resulte familiar a quienes siguen de cerca las principales figuras del Estado Islámico. Sin embargo, medios como CNN sostienen que si era seguido tan de cerca por los militares norteamericanos y decidieron arriesgarse a una incursión semejante es porque evaluaron como muy valioso el objetivo.

Los medios estatales sirios reportaron previamente que fuerzas del gobierno mataron al menos a 40 combatientes del grupo ISIS, entre ellos un comandante de alto rango a cargo de los yacimientos de petróleo, durante un ataque realizado el sábado en el yacimiento petrolero más grande del país, que estaba en manos de ISIS.

Los medios identificaron al comandante como Abu al-Teem al-Saudi.

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, con sede en Gran Bretaña, confirmó que hubo un ataque contra un yacimiento petrolero y dijo que murieron al menos 19 extremistas, entre ellos 12 extranjeros. El grupo humanitario no precisó quien realizó el ataque.