Télam 162
Télam 162

Las ONG que brindan asistencia a las víctimas de la adicción a las drogas están en alerta y en una situación económica crítica. Los 50 centros de recuperación que trabajan con adictos subsidiados por la Sedronar denuncian que la gestión del padre Juan Carlos Molina acumuló cinco meses de atraso en los pagos para el tratamiento de los pacientes. La sorpresiva renuncia a su cargo agravó la preocupación e incertidumbre.

"Llamamos y no hay respuesta, no saben cuándo va a destrabarse el problema. Toda la gestión de Molina fue irregular en el pago de los subsidios", contó a Infobae el director de centro de recuperación para adictos Creer es Crear, Andrés Picone. Además, recalcó que "el monto del subsidio que nos entrega el Estado para nuestros pacientes nunca fue suficiente. Nos vemos obligados a poner de nuestro bolsillo la plata que falta, por lo tanto somos nosotros los que estamos subsidiando al Estado".

Desde la Federación de ONG de la Argentina para la Prevención y el tratamiento del Abuso de Drogas (FONGA), advierten que "la estabilidad de los tratamientos de más de 350 personas que se encuentran alojadas en los distintos programas de atención se ve comprometida, y gran parte de las instituciones que trabajan en convenio con la Sedronar pueden terminar gravemente afectadas".

Picone ejemplificó la situación general con el preocupante panorama en su institución: "Me deben cinco meses de subsidios para los 25 chicos que tengo en tratamiento mediante el convenio con la Sedronar. De esta manera no se puede trabajar ordenadamente con los adictos, hace cinco meses que no tenemos respuestas. Desde la Sedronar nos dicen que ellos tampoco tienen los fondos suficientes".

El director del centro Creer es Crear recalcó que, más allá del importante atraso con los subsidios de los últimos meses, "siempre terminamos poniendo plata extra para el complejo tratamiento de los adictos". En ese sentido, un comunicado de FONGA pidió que "la Sedronar se maneje con los fondos acordes para las becas y que se actualicen en tiempo y forma. El Estado debe aportar los recursos apropiados"

Ante el grave riesgo para el futuro del tratamiento de cientos de víctimas del consumo de drogas, las autoridades de FONGA reclamaron que "el Estado debe proveer los fondos necesarios para la cancelación en forma inmediata de la deuda que la Sedronar mantiene con las instituciones. Deben convocarnos rápidamente para discutir la salida de esta crisis".

Por último, Andrés Picone insistió en la necesidad de resolver este panorama y explicó: "Los pacientes que dependen del subsidio de la Sedronar son los más críticos. En su mayoría son adictos a las drogas más nocivas como el paco. Son personas de pocos recursos que no tienen forma de pagar un tratamiento y actualmente estamos poniendo dinero de nuestro bolsillo para que puedan continuar".