Los incidentes en el superclásico Boca-River, ¿dicen lo que somos como país?

Un poco sí, aunque no creo mucho en las cuestiones de la representación como si fuera todo un juego de espejos en el que no hay autonomía de espacios, porque el fútbol tiene su propia realidad, su propia construcción o su propia destrucción. Pero está relacionado sin duda, porque en el fútbol hay todo tipo de gente, no solamente jugadores con una pelota. La dirigencia del fútbol es una dirigencia que también es política y tiene que ver con lo político y con los medios de comunicación. O sea que, en la Argentina, cuando se habla de fútbol se habla de muchas cosas, de las fuerzas de Seguridad, de la delincuencia, del narcotráfico... Cuando se habla de fútbol, no se está hablando de un partido. Aparte, hay partidos.

Esto del Boca-River es un tema del que está hablando toda la sociedad. Se vuelve como un dulce de leche todo, todo el mundo habla de la "vergüenza", como si alguien estuviera efectivamente avergonzado. Es tan fácil hablar de la vergüenza... ajena. Y ese "somos responsables todos", etcétera. Después del caso Nisman, esto va a ser parte de la misma liturgia: va a hablar todo el mundo, se van a acusar entre sí...

Salvando las distancias, ¿tampoco aquí sabremos lo que pasó?

No me gustan las teorías conspirativas, pero tampoco la cosa del accidente. Un loco, un loco, abrió... metió... El fútbol está organizado. Estas cosas de gases, de bengalas, que se meten en un lugar, que explotan, que queman jugadores... Me cuesta pensar en un loco. Entonces; ¿a quién se quiso dañar? Indudablemente no a la camiseta de Boca, pero posiblemente a la dirigencia sí, porque el obstáculo mayor que tiene Fútbol para Todos, y el manejo político del fútbol en Argentina, es el presidente de Boca, que es del PRO. Creo que después de esto sus aspiraciones políticas van a caer drásticamente. Entonces, más allá de la "vergüenza" y todo esto, hay gente que está bastante contenta; no solamente River, que va a pasar a cuartos de final, hay mucha gente que está contenta, que no es de River.

"El secretario de Seguridad bien pudo anticiparse: apenas se murió Nisman, ahí sí que estuvo primero"

¿Puede dañar al macrismo este episodio?

Al dañar a la dirigencia de Boca, porque no van a ganar la Copa Libertadores, y una dirigencia de un club como boca es reelegida y tiene un trampolín para otras cosas en la medida en que gana. Bueno, la Libertadores que era la aspiración máxima, después de sacar a Riquelme y a Bianchi, para empezar a crecer de nuevo, todo eso va a quedar trunco aunque ganen el campeonato local...

Conspirativo, que se armó, que no se armó, en Argentina nunca sabemos nada: 1300 policías, una manga por la que salen los jugadores, que da a la tribuna de Boca, no tiene custodia atrás, el secretario de Seguridad dice que ni se le ocurrió mandar efectivos ahí porque no había disturbios... este tipo de prevención, de ir cuando hay disturbios y no antes... El secretario de Seguridad bien pudo anticiparse: apenas se murió Nisman, ahí sí que estuvo primero. En ese sentido, este superclásico sí expresa algo que está pasando en la sociedad y es que el Estado ha perdido el monopolio del uso de la fuerza y ya nadie sabe quién hace qué.

"Hay vía libre para la violencia y el delito; eso es nuevo en Argentina y es lo peor que nos podía haber sucedido"

¿No es llamativa esta debilidad institucional alarmante después de 12 años de un gobierno que tuvo como eje, al menos en el plano discursivo, el fortalecimiento del Estado?

Creo que la novedad en Argentina es que, junto con el fortalecimiento de la autoridad presidencial, después del 2001, se fue acentuando lo que ya había empezado durante la época de Menem, que es el descontrol absoluto de las policías y, en este momento, también de los servicios de seguridad y espionaje. Que los personajes principales del 2015 ya no sean Estela de Carlotto y Hebe de Bonafini, sino Stiuso, Berni y Milani, nos habla de lo que está pasando en el Estado, pero eso ya atañe a la seguridad no sólo en términos de robos y crímenes sino que esto está enquistado en el sistema de autoridad, es decir, la Federal, la Bonaerense, el Ejército, la ex SIDE, así como el servicio que tiene el Ejército, están fuera de control. Esto explica cómo la muerte de un fiscal puede ser suicidio, suicidio inducido, asesinato, lo que fuere. A las 3 horas la Presidente dice que fue suicidio y a las 10 horas dice asesinato, porque no tiene ese control. Entonces lo que está pasando en el fútbol, el deporta más popular de la Argentina, que no pueda haber un solo partido con hinchada visitante y que no puedan controlar con 1300 policías que no quemen a los jugadores de River, está mostrando que hay vía libre para la violencia y el delito; eso es nuevo en la Argentina y es lo peor que nos podía haber sucedido.

¿La campaña electoral actual tiene alguna correspondencia o respuesta a esto?

Hay una parte de la política que rescata este tema, que selecciona este tema y trata de aprovecharse de la inquietud ciudadana. Con eso surgió (Sergio) Massa, y con eso surge (Francisco) de Narváez, o Berni. ¿Por qué tiene que ser candidato a gobernador Berni? Porque toca ese punto. ¿Por qué lo tiene que ser de Narváez? Porque toca este punto. Son ofertas de Rambo. Yo creo que es bastante más complicado el asunto.

"Poner a Massa, Scioli y Macri a discutir de política..., no sé si no es mejor que vayan a lo de Tinelli"

¿Qué reflexión le merece que los candidatos vayan al programa de Tinelli pero no quieran debatir?

La preocupación Tinelli no la tengo, porque no veo el programa, no me interesa y no creo que sea un problema que vayan al programa de Tinelli. Podrían debatir de política en otros programas. El hecho de que quieran mostrarse simpáticos, ir con sus mujeres, hacer chistes y demás, puede pasar en otro lugar, muestran así una faceta que a la gente le puede caer simpática o antipática, pero sería bueno que discutan de política también, porque finalmente van a ser dirigentes políticos y un dirigente político debería discutir también sobre política. Ahora, poner a Massa, Scioli y Macri a discutir de política..., no sé si no es mejor que vayan a lo de Tinelli...

Ud en algún momento mostró simpatía o interés en la eventual candidatura presidencial de Hermes Binner. Hoy, ¿hay oferta electoral para usted o para los que como usted tenían cierta expectativa en esa corriente?

No me interesan los candidatos, de dónde vienen ni adónde van, nunca voté en blanco, pienso que no voy a votar en blanco. Después de mi adhesión al socialismo santafesino, del que ya me alejé en 2011 -no tuve que ver con UNEN ni nada de eso- no creo que haya una propuesta de tipo socialdemócrata o de centroizquierda como la que debía liderar el socialismo santafesino en la Argentina, y tampoco la veo en su candidata natural en este momento que es (Margarita) Stolbizer.

Creo que lo que pasa en Argentina en ciertos aspectos es bastante grave, especialmente por estas cosas de las que hablábamos. Lo que pasó desde la AMIA hasta hoy muestra que algo está fallando, y muy fuerte, y supongo que las cosas más o menos seguirán como están, con sus agitaciones y vibraciones, porque hay ciertos problemas estructurales de la Argentina, de tipo económico y otros, que no los van a resolver con una sonrisa y una prédica.