Otra madre fue obligada por la Justicia a entregar su hijo a su padre que vive en los EEUU

  162
162
  162
162

Una vez más, un menor de edad vuelve a ser víctima de una separación tormentosa y su patria potestad queda envuelta un litigio legal entre dos adultos que viven en distintos países. Una disputa como la que mantuvo hasta hace semanas Ana Alianelli se repitió con el fallo judicial que ordenó a María Belén Francesconi a enviar a Michael Alexander Reyes, de siete años, a Miami con su padre, Miguel Reyes.

La Sala IV de la Cámara de Casación desestimó un planteo de inconstitucionalidad contra un artículo de la ley de cooperación internacional presentado por la defensa de la madre. "En materia de extradición, el tratado celebrado con el país requirente es un acto emanado del acuerdo entre dos naciones, y tiene que primar sobre las normas que en la materia consagra el derecho interno y que son acto de una sola parte", sostuvieron los jueces Mariano Borinsky, Juan Carlos Gemignani y Gustavo Hornos.

Según el FBI, Francesconi viajó con el nene a la Argentina poco después de su nacimiento, en 2008. La vista familiar fue autorizada por el padre. Pero ella nunca regresó y negó el contacto con el hombre.

Allí se abrió una batalla judicial que tuvo sede en distintos tribunales de ambos países. En 2012, una corte de Miami corroboró que Miguel Reyes era el padre natural y biológico del pequeños y ordenó que se le brinde custodia física y legal al niño. Unos años después, otro jurado del estado de Florida acusó a Francesconi de secuestro parental y pidió su arresto.

La decisión de Casación se conoció luego de que la Corte Suprema de Justicia rechazara el recurso de per saltum que había presentado Ana Alianelli para evitar que avance el reclamo de su ex marido para que dos hijas del matrimonio viajen a Estados Unidos, lo que finalmente ocurrió. Tras ese revés, Alianelli viajó a ese país para intentar revertir la decisión judicial.


Chicos Secuestrados Por Su Madre Francesconi.pdf