Luego del excesivo tiempo que se tomaron las autoridades para dar por suspendido un encuentro que era evidente no podía continuar luego de lo que fue la cobarde agresión con gas pimienta por parte de los hinchas de Boca al plantel de River, mucho se comenzó a especular con cómo continuaría la historia.


Mientras enseguida se empezó a filtrar la posibilidad de que el encuentro se reanudara en cancha neutral y sin público (mañana en Vélez, a partir de las 15, fue la opción que se mencionó), desde la entidad de Núñez alzaron la voz y sacaron a relucir el reglamento.


Fue el vicepresidente Jorge Brito quien tiró la reglamentación en la mesa al manifestar: "Estamos esperando el fallo definitivo, pero suponemos que el partido lo ganó River porque así lo prevé el artículo 23. La ley es clara". Y agregó: "Me da lastima como dirigente, creíamos que podíamos ganar dentro del campo de juego como corresponde".


Ahora bien, ¿qué es lo que dice la reglamentación? "Sin perjuicio de otras sanciones que se pudieran imponer, cualquier equipo por cuya responsabilidad se determine el resultado de un partido, se considerará como perdedor de ese encuentro por 3-0".


Los informes del árbitro Darío Herrera y del veedor boliviano Roger Bello, de Conmebol, serán determinantes para conocer los pasos a seguir.